• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Científicos llaman a retirar cuanto antes la basura que orbita en torno a la Tierra

La Tierra / El Mercurio/Chile/GDA

La Tierra / El Mercurio/Chile/GDA

Esta chatarra viaja a unos 25.000 kilómetros por hora, lo que supone un especial peligro para los satélites meteorológicos y de telecomunicaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Agencia Espacial Europea (ESA) abogó hoy por retirar cuanto antes los miles de desperdicios humanos que orbitan en torno a la tierra, conocidos como chatarra espacial, por los riesgos que representan para el medio ambiente y la seguridad.

En el Foro sobre Basura Espacial, que se clausuró hoy tras cuatro días de ponencias en Darmstadt (oeste de Alemania), varios científicos recordaron el peligro que suponen estas partículas para satélites meteorológicos y de telecomunicaciones, pues aunque la mayoría son pequeñas circulan a unos 25.000 kilómetros por hora.

La propia Estación Espacial Internacional ha tenido que desviarse de su camino en varias ocasiones debido a la chatarra espacial.

"Tan solo la eliminación activa de entre cinco y diez grandes objetos por año puede invertir la tendencia al alza de la cantidad de chatarra espacial", aseguró en su ponencia el director del área encargada de la basura espacial de la ESA, Heiner Klinkrad, ante cerca de 350 expertos de todo el mundo.

"Debemos actuar rápido", declaró Klinkrad, y añadió que lo "ideal" para afrontar este problema de carácter "mundial" sería encontrar propuestas para la eliminación de los residuos en el transcurso de los próximos diez años.

Una de las ideas que se barajan para la retirada de estos cuerpos celestes inservibles es el uso de una gran red movida por un satélite, lo que permitiría agruparlos y colocarlos en una zona donde ya no representen un peligro, de manera que la basura quedaría controlada.

Se estima que circulan alrededor de la Tierra cerca 23.000 objetos mayores de diez centímetros a un promedio de 25.000 kilómetros por hora.

A estas velocidades, según explicó Klinkrad, los objetos más pequeños también representan un peligro ya que "la energía que se desprende de las colisiones es gigantesca".