• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Científicos belgas reconstruyen huesos dañados empleando grasa corporal

Extensión de extremidades: La cirugía consiste en romper los huesos e insertar una varilla telescópica para "crecer" entre 5 y 7 centímetros. Los médicos señalan que es una operación muy dolorosa y la recuperación toma hasta 6 meses | El Tiempo / Colombia / GDA

Huesos| El Tiempo / Colombia / GDA

Este método, hasta ahora nunca utilizado, podría revolucionar el tratamiento de las fracturas óseas y de enfermedades como el cáncer óseo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un grupo de científicos belgas ha desarrollado una innovadora técnica para reconstruir partes de hueso humano dañado a partir de células madre extraídas de la grasa corporal del paciente, según recogen hoy los medios del país.

Este método, hasta ahora nunca utilizado, podría revolucionar el tratamiento de las fracturas óseas y de enfermedades como el cáncer óseo, según afirmaron los artífices de este proyecto científico de la Universidad Católica de Lovaina (norte de Bélgica).

La técnica se basa en el cultivo de células madre extraídas de la grasa corporal del paciente, con las que se crea una especie de pasta moldeable y válida para ser reimplantada en las partes de hueso dañadas.

Este descubrimiento "proviene de la voluntad de buscar soluciones principalmente para los jóvenes pacientes operados de cáncer de hueso", según explicó el coordinador del proyecto, Denis Dufrane, en unas declaraciones al diario "Le Soir".

Hasta la fecha, para la mayoría de los intentos de regenerar osamenta humana se habían empleado células madre de la médula espinal, "con resultados decepcionantes", señaló el experto.

"Hemos descubierto que la grasa contenía 500 veces más células madre que la médula, y además éstas podían convertirse en hueso y resistir perfectamente a la privación de oxígeno y de vasos sanguíneos", explicó Dufrane.

Los científicos se muestran "entusiastas" tras probar el método en once pacientes que padecían una degeneración de los discos vertebrales y enfermedades que impedían la regeneración ósea espontánea, entre ellas tumores óseos o disfunciones metabólicas como el síndrome de Blackfan-Diamond.

En todos los casos, la implantación de "hueso artificial" permitió la regeneración de las partes dañadas sin que se observaran fracturas posteriores.

Anteriormente, estos pacientes sufrían fracturas repetidas, múltiples intervenciones y largos períodos de hospitalización, señalaron los expertos.