• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Científicos descifraron ADN del camello

Molécula de ADN/ AP

Molécula de ADN/ AP

Los estudios indican que la especie evolucionó mucho más rápido que otros rumiantes, lo que explica sus facultades extraordinarias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un equipo de científicos chinos anunció ayer que descifraron el ADN del camello bactriano, clave para conocer el metabolismo de ese animal, emblemático de los desiertos de Mongolia y amenazado de desaparición en estado salvaje.

El camello bactriano (Camelus bactrianus) dispone de 28.821 genes codificados. De ellos, 2.730 evolucionan mucho más rápido que en los otros rumiantes, lo que explicaría sus extraordinarias facultades, afirma Meng He, de la Universidad de Jiaotong en Shanghai, y sus compañeros de un consorcio dedicado a analizar ese genoma.

Para adaptarse a las condiciones extremas del desierto de Gobi (con temperaturas muy altas o bajísimas y árido) el camello bactriano desarrolló la capacidad de sobrevivir mucho tiempo sin comida y sin agua, almacenando grasa en el abdomen y las dos jorobas. El organismo aguanta sin rechistar una temperatura interna que oscila entre 34°C y 41°C a lo largo del día.

Y eso no es todo. El nivel de azúcar en la sangre de esa especie duplica al de los rumiantes, y puede consumir 8 veces más sal sin sufrir diabetes ni hipertensión. De hecho, los genetistas descubrieron en su ADN numerosos genes implicados en los mecanismos de la diabetes de tipo 2 y de la insulina. También encontraron en el camello 11 copias de un gen relacionado con la tensión arterial y con una alimentación muy salada, mientras que los otros rumiantes no tienen más que 4. El caballo y el ser humano disponen de un solo ejemplar de ese gen.

Aplicaciones

Los investigadores, que publican el genoma en la revista británica Nature Communications, también identificaron en el camello una serie de genes que podrían explicar la presencia de anticuerpos muy eficaces. Se trata de una forma de inmunoglobulina, más pequeña y más estable, que sólo poseen los camélidos (camellos, dromedarios, alpacas) y que podría tener importantes aplicaciones médicas.