• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Científicos aseguran que cometa da vuelta al sol sin dejar rastros

Imagen reciente del Cometa Ison en su aproximación al sol / Cortesía @Meteovargas

Imagen reciente del Cometa Ison en su aproximación al sol / Cortesía @Meteovargas

El cometa, conocido como ISON, fue descubierto el año pasado cuando aún no alcanzaba a Júpiter y planteó la posibilidad de que se pudiese observar desde la Tierra un espectacular cuerpo celeste a simple vista en diciembre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El viaje de 5,5 millones de años realizado por un cometa hacia el centro del sistema solar habría terminado con una vuelta suicida alrededor del Sol, sin dejar rastro de su brillante estela ni remanentes de roca o polvo, dijeron científicos el jueves.

El cometa, conocido como ISON, fue descubierto el año pasado cuando aún no alcanzaba a Júpiter y planteó la posibilidad de que se pudiese observar desde la Tierra un espectacular cuerpo celeste a simple vista en diciembre.

El cometa ISON pasó a unos 1,2 millones de kilómetros de la superficie del Sol a las 1837 GMT del jueves. Astrónomos utilizaron una flota de telescopios solares para buscar el cometa luego de su acercamiento al Sol, pero no lo encontraron.

"No vi que nada emergiera detrás del disco solar. Eso podría ser el último clavo del ataúd", dijo el astrofísico Karl Battams, del Naval Research Laboratory en Washington, durante una transmisión en vivo en NASA TV.

"Es triste que parezca haber terminado así, pero aprenderemos más de este cometa", agregó.

En su mayor grado de cercanía, la velocidad del cometa superaba los 350 kilómetros por segundo en la atmósfera solar.

A esa distancia, alcanzó temperaturas de 2.760 grados centígrados -suficientemente altas para vaporizar los hielos, rocas y polvo del cometa.

Si el cometa o algún fragmento de gran tamaño hubiese sobrevivido al encuentro con el Sol, habrían sido visibles sin necesidad de telescopio en los cielos terrestres en una semana o dos.

El cometa fue descubierto el año pasado por dos astrónomos aficionados que usaban el International Scientific Optical Network ruso, ISON.

Se cree que los cometas son restos congelados de la formación del sistema solar hace unos 4.500 millones de años.

La familia de cometas a la que pertenece ISON reside en la Nube de Oort, ubicada unas 10.000 veces más lejos del Sol que la Tierra, a medio camino de la próxima estrella más cercana.

Ocasionalmente, un cometa de la Nube de Oort es empujado del centro gravitatorio de la nube por una estrella a punto de morir y emprende un viaje que millones de años después lo llevan al centro del sistema solar. Los modelos computacionales mostraron que se trataba de la primera visita de ISON.

"Espero que veamos otro pronto", dijo Dean Pesnell, científico del proyecto Solar Dynamics Observatory de la NASA.