• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Ciencia y trabajo con comunidades protegen a las tortugas verdes

La tortuga marina <i>Chelonia mydas</i>, protagonista del documental "Verde Salvaje" / Foto Cortesía IVIC

La tortuga marina Chelonia mydas, protagonista del documental "Verde Salvaje" / Foto Cortesía IVIC

La investigación científica y la labor de concientización de las comunidades fortalece y enriquece el trabajo científico destinado a la preservación de las tortugas marinas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los requisitos fundamentales para desarrollar un plan exitoso de conservación de la especie de tortuga Chelonia mydas, son los datos provenientes de la investigación científica y el trabajo de las comunidades cercanas a los mares donde este reptil hace vida. 

Tal conocimiento cobró valor en el documental Verde Salvaje, estrenado el pasado 11 de julio en las salas de cine de Caracas, donde se muestran los esfuerzos de tres biólogos venezolanos para proteger a esta especie, conocida también como tortuga verde. 

“La ciencia es fundamental en el momento de plantear estrategias de conservación para especies en peligro de extinción, pues te permite sentar las bases para los planes que podrán ser aplicados”, destacó el biólogo Marco García, estudiante de posgrado del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) y uno de los protagonistas del documental.

De igual manera, la labor de concientización de las comunidades fortalece y enriquece el trabajo científico destinado a la preservación de las tortugas marinas.  “La ciencia aporta la parte técnica, la comunidad es la que vive con la fauna silvestre que tiene alrededor, por lo que el trabajo conjunto beneficia la conservación”, afirmó Verónica de Los Llanos, bióloga y parte del reparto del film.


Isla de Aves, la Guajira y los Roques son los escenarios donde los profesionales Marco García, del Ivic; Héctor Barrios, del Grupo de Trabajo en Tortugas Marinas del Golfo de Venezuela; y Verónica de Los Llanos, del Grupo de Trabajo de Tortugas Marinas de Venezuela, estudian y planifican estrategias de conservación para estos habitantes del planeta. 

El documental de 90 minutos fue dirigido por Belén Orsini y recibió patrocinio del Centro Nacional Autónomo de Cinamatografía (Cnac). Morocota Films, Xenon Films y Antoni Films se encargaron de la producción del material que contó con siete semanas de rodaje en las tres locaciones. 
“Queremos sensibilizar al público con la situación de las tortugas marinas. Cuando uno tiene la oportunidad de ver una especie de estas en su ambiente natural, no es indiferente ante estos problemas”, aseguró Orsini.

En la cinta también participan el apneísta venezolano Carlos Coste, quien durante el rodaje apoyó a los biólogos a capturar individuos macho de tortuga verde para poder estudiarlos, y el científico holandés, Robert Van Dam, especialista en el uso de trasmisores satelitales empleados en estos animales. 


Embajadora del mar 


La Chelonia mydas es la tortuga marina más grande de la familia Cheloniidae, según la información suministrada por  el sitio en internet Wikieva de las Especies Venezolanas Amenazadas. En Isla de Aves se han registrado hembras de 1,38 metros de longitud de caparazón y un peso superior a 230 kilogramos. 

Esta especie se localiza en todos los mares tropicales del mundo. En Venezuela las principales áreas de alimentación se encuentran en el Golfo de Venezuela, el Golfo de Paria, la Península de Paraguaná y los parques nacionales Morrocoy y Mochima. Asimismo, Isla de Aves es el lugar de Venezuela predilecto por estas tortugas marinas para el cortejo, apareamiento y desove. 

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (Uicn) estos animales se encuentran en la categoría de  peligro de extinción. La principal amenaza para la subsistencia de la tortuga verde ha sido la comercialización de sus productos como la carne y huevos. De igual manera, la captura incidental en redes de pescadores artesanales ha disminuido la población. 

La intención del documental venezolano “es que todos puedan conocer lo que nosotros hacemos con las tortugas verdes y las cosas maravillosas que ocurren en Isla de Aves, donde al mismo tiempo pueden haber entre 200 y  300 tortugas bajo el agua”, afirmó García.

Desde hace seis años, el estudiante del IVIC visita Isla de Aves para obtener información acerca de los machos de esta especie, aprovechando la poca profundidad y el color de sus aguas que  facilitan la tarea con ellos. Por lo general, los estudios con tortugas marinas se han realizado con las hembras debido a que éstas salen a la orilla para poner sus huevos, mientras que los representantes del sexo contrario no abandonan el mar en ningún momento de sus vidas.

El trabajo con los machos de la Chelonia mydas en lsla de Aves ha permitido aportar nuevos datos del ciclo de vida de estos animales, con miras a evaluar planes de conservación más eficientes. En esta dependencia federal habita la población más grande de tortugas verde de Venezuela y la segunda mayor de la zona del Caribe.