• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Carlos González: “La solución al cambio climático debe salir de las universidades"

La LXII de la Convención Anual de Asovac se instala hoy en la Universidad Metropolitana y cierra el 23 de noviembre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La dependencia petrolera se puede vencer con propuestas nacidas en los laboratorios. El venezolano Carlos González, jefe de la División de Química y Bioquímica del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos, cree que la combinación de fuentes de energía es la herramienta para lograr el desarrollo sustentable del país.
González señala que la superación de los problemas energéticos retrasaría los efectos del cambio climático en el planeta.
El químico, graduado en la década de los ochenta en la Universidad Simón Bolívar, está radicado en Estados Unidos desde hace tres décadas. Sin embargo, nunca ha perdido el contacto con la comunidad científica nacional y participará, a través de una videoconferencia sobre el cambio climático y las fuentes alternativas de energía, en la LXII Convención Anual de la Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia, que se instala hoy en la Universidad Metropolitana.

–¿Qué fuentes de energía podría aprovechar Venezuela para cambiar la dependencia petrolera?
–La situación de Venezuela es diferente de la de otros países por la cantidad de petróleo que se produce acá. Es extraño que con la posición geográfica no se use la energía solar. La cantidad de vatios que se recibe es muy grande, la hace viable. No es una fuente energética cara. La inversión inmediata es alta, pero a la larga resulta económica.
Otra alternativa es la energía eólica. España es el segundo productor de ese tipo de energía. Es una tecnología barata, de bajo mantenimiento y muy eficiente. En Venezuela hay muchos sitios para desarrollarla.
También está la opción de los biocombustibles. Los brasileños explotaron la caña para producir el metanol y piensan explotar el sorgo. En África usan la jatropha, una especie de semilla de la que se puede extraer aceites para producir biodiesel. Las tierras de Venezuela son tan buenas que se puede hacer lo mismo. Pero lo más importante es la combinación de tecnologías. No hay que casarse con una sola. Hay gente que piensa que se puede acabar con la dependencia petrolera sólo con tecnología, y realmente hay que combinarlas, incluyendo los fósiles. No hay una varita mágica que pueda eliminar el uso del petróleo en los próximos 20 años.

–¿Cómo ha afectado el cambio climático a la región?
–El problema del cambio climático va pegado al problema energético. Hay una correlación entre el dióxido de carbono y la producción de combustibles. En la región el problema es claro. Hay imágenes tomadas por rusos que muestran las concentraciones de azufre al norte de Suramérica. Eso está relacionado con la industria petroquímica. Sin embargo, aún no ha llegado la catástrofe. Se puede hacer algo.
La solución del problema se ha politizado. No hay consenso mundial pero va a llegar, gracias a que la data está más sólida. Hay datos sobre la contaminación de los mares que indican que el Ph ha aumentado y la concentración de oxígeno se ha reducido. En todo el Caribe, y especialmente en esta parte del ecuador, los corales mueren mucho más rápido.

–¿Cómo podría contribuir América Latina, especialmente Venezuela, a retrasar los efectos del cambio climático?
–Lo primero que hay que apartar es la política para lograr una solución, es una investigación que debe salir de las universidades. Allí tienen que generar el conocimiento y los gobiernos y la comunidad deben unirse. Juega un papel fundamental la información y la educación de la comunidad.
Los científicos que sólo hacen investigaciones y se quedan en los laboratorios muchas veces no toman parte en el proceso de formación de la población, para que las comunidades puedan instrumentar las soluciones. El cambio depende de todo el mundo.

–¿Cómo puede afrontar la comunidad científica nacional los problemas de financiamiento a la investigación?
–Una de las cosas que se puede hacer en lo financiero es tratar de conectar la tecnología que se produce en las universidades y venderla para que sea utilizada. Las universidades no son sólo centros de enseñanza e investigación, sino que preparan tecnología de punta para el uso de sus países. En Venezuela hay problemas con el financiamiento. Ese mismo problema, aunque en menor escala, ocurre en otros países y han tomado esa vía.
En Barcelona, España, funciona muy bien la estrategia y es una forma de cooperación entre las universidades y el Gobierno.

Caracas será epicentro científico

Un total de 1.500 científicos se reunirán en Caracas para discernir sobre el futuro en el país de la ciencia, la tecnología y la investigación.
Durante la LXII de la Convención Anual de la Asociación Venezolana el Avance de la Ciencia se expondrán 730 trabajos de investigación.
Marisol Aguilera, presidenta de Asovac, destacó que el número es alentador, pero advierte que esos estudios se dieron en medio de problemas de financiamiento a las áreas científicas en general, que afectan no sólo la realización de los trabajos sino también su divulgación en el país.
“Es evidente que las políticas públicas en materia científica no satisfacen las expectativas de los investigadores. Muchos tienen críticas hacia la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación. Solicitamos una revisión y la incorporación de los investigadores en la discusión. Por otra parte, el programa de estímulo a la investigación es discriminatorio”, expresó.
Pese a la adversidad, Aguilera subrayó la importancia de la reunión científica que se celebra anualmente y que este año alcanza la edición número 62. La convención será propicia para el encuentro nacional de las comisiones de bioética universitarias e institucionales.
“Estamos convencidos de que a través del conocimiento podemos tener desarrollo en el país. Es una oportunidad para conocer cómo pueden los investigadores venezolanos hacer aportes para lograr que crezcamos como país”, indicó.

Las cifras
730 trabajos libres sobre biociencias, ciencias exactas, ciencias sociales, financiamiento y tecnología serán presentados en 102 sesiones en 5 días
5 temas serán analizados en foros especiales: Política científica, tecnológica e innovación; Urbanismo del futuro, Ambiente a futuro, Salud pública del futuro y Ciudadanía, ética y ciencia
62 asambleas generales de Asovac han sido reunidas desde su fundación en la convención anual. En esta edición también se realizará el primer encuentro de comisiones de bioética de universidades e institutos de investigación de Venezuela