• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Seis equipos de científicos están tras la vacuna anticáncer

Los estudios aún están en la fase experimental | Ernesto Morgado

Los estudios aún están en la fase experimental | Ernesto Morgado

Equipo de Jacinto Convit continúa legado. Las investigaciones se centran en rediseñar el sistema inmunológico y en la modificación de genes responsables de la metástasis

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“El Premio Nobel no me quita el sueño, la cura contra el cáncer sí”. La frase del recién fallecido científico Jacinto Convit parece resumir el anhelo de varios grupos de investigadores en el mundo que trabajan para hallar la cura definitiva a la enfermedad, que es la segunda causa de muerte en venezolanos. Al menos seis equipos de trabajo, dos de ellos liderados por venezolanos, realizan investigaciones en el área.

Alberto Paniz Mondolfi, investigador del Laboratorio de Medicina de la Universidad de Yale en Estados Unidos y asesor científico de la Fundación Jacinto Convit y del Laboratorio del Instituto de Biomedicina, encabeza el equipo venezolano que proseguirá con el trabajo de Convit en la búsqueda de una vacuna oncológica.

La terapia consiste en la estimulación del sistema inmunológico. Los estudios para el tratamiento del cáncer de mama están en fase experimental con ratones, en los que se logró una regresión de los tumores. Posteriormente entrará a la fase de experimentación de ensayos clínicos, explican en la página web de la fundación www.jacintoconvit.org.

Otro médico venezolano, José Guevara-Patiño, indaga en la posibilidad de frenar el cáncer a través del fortalecimiento de las llamadas células asesinas, encargadas de combatir las células enfermas. El trabajo consiste en rediseñar el sistema inmunológico a través de vacunas de ADN, que convierte los antígenos inactivos en vacunas que optimizan los genes.

“El propósito de estas vacunas es inducir la respuesta inmune celular que pueden reconocer de manera efectiva y destruir las células cancerosas restantes después de que el paciente ha recibido tratamiento convencional”, explica Guevara-Patiño, profesor asistente del Departamento de Cirugía del Instituto de Oncología de la Universidad Loyola (Estados Unidos), en su página web.

Más investigaciones. Cubanos, chinos, estadounidenses y españoles también trabajan para encontrar una cura contra el cáncer.

Científicos de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, frenaron la metástasis en ratones luego de la inyección de nanopartículas de proteína en el torrente sanguíneo. Las proteínas lograron destruir las células malignas con glóbulos blancos. El estudio fue difundido por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences en 2013.

El miércoles 14 de mayo fueron divulgados los resultados de una investigación similar realizada en España que indican que la proteína TC21 influye en el desarrollo del cáncer de mama y de la metástasis de pulmón. Los investigadores del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca señalaron que una vez hecho el hallazgo, la fase siguiente consiste en encontrar los inhibidores apropiados para luego probarla en animales y, posteriormente, en humanos. 

A favor de tejidos sanos

El chino Jian-Guo Geng, profesor asociado de la Universidad de Michigan, descubrió la forma de proteger el tracto digestivo de los efectos de la quimioterapia y la radioterapia, y evitar el deterioro del paciente.

Su terapia consiste en la regeneración de células madre intestinales. De esa manera, el tejido afectado por la radio y la quimio se regenera rápidamente, lo que permitiría a los médicos aumentar las dosis de químicos que matan las células malignas que causan el cáncer.

Por otra parte, el año pasado el laboratorio cubano Labiofam produjo un medicamento anticanceroso basado en el componente péptido RJLB14 que solo ataca las células malignas, y evita la destrucción de las células sanas. 

Todos los experimentos están aún en fase de prueba en animales.