• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Bacterias aliadas

La infección de C. difficile es muy difícil de tratar y puede ser mortal

Bacterias

Investigadores confirman que las bacterias colaboran en la prevención de ciertas condiciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bacterias como el ‘Lactobacillus’ (en la foto) o las ‘Bifidobacterias’, presentes en las leches fermentadas, yogures y otros alimentos probióticos, ayudan a aliviar cólicos, mejorar los síntomas del intestino irritable y trastornos digestivos asociados al estrés. (Thinkstock)

Por Daniel Galilea / EFE REPORTAJES

Apesar de su “mala fama”, las bacterias pueden ayudar a investigar la posible vida en otros mundos, suministrar energía a robots espaciales, paliar la desnutrición infantil, tratar algunas enfermedades respiratorias y prevenir la diabetes.

Aunque son invisibles al ojo humano, los efectos beneficiosos de estos microorganismos unicelulares que miden unas pocas milésimas de milímetros y tienen formas diversas, como esferas, barras y hélices, están continuamente junto a nosotros.

Las bacterias “cubren nuestro cuerpo, viven en nuestro intestino, en nuestra nariz, en nuestra garganta. Están en el suelo, en el agua que bebemos, en la de ríos y estanques, en el mar. La mayoría de ellas son inofensivas”, según Begoña Oleaga, experta en biotecnología aplicada a los alimentos.

muchos beneficios

En un trabajo presentado ante la Universidad Nacional de Educación a Distancia, UNED (España) Oleaga expone que, en general, hay “más bacterias beneficiosas que patógenas”, las cuales, por ejemplo, “colonizan el alimento y previenen que las patógenas crezcan, o algunas producen toxinas químicas para prevenir el crecimiento microbiano”.

Además de los usos alimentarios de algunas bacterias como el ‘Lactobacillus’ o las ‘Bifidobacterias’, presentes en las leches fermentadas, yogures y otros alimentos probióticos, que ayudan a aliviar los cólicos del lactante, mejorar los síntomas del intestino irritable y trastornos digestivos asociados al estrés, y a prevenir algunas alergias, estos microbios nos ayudan de diversas formas.

Al estudiar en Malaui (África), las razones por las que la desnutrición afecta de manera desigual a los niños menores de 5 años, a algunos de ellos incluso en un mismo hogar, científicos de la Universidad de Washington en San Luis, WUSL, (EE.UU.) han descubierto que, además de la falta de comida, existe otro factor que explica dicha desigualdad.

Este elemento diferencial son las bacterias que viven en gran cantidad en el intestino humano, cumpliendo importantes funciones en la digestión o la absorción de los nutrientes.

Los investigadores estadounidenses han constatado que el mal estado de las bacterias que viven en el intestino de los niños malnutridos, y la propia desnutrición, se agravan recíprocamente, según este estudio que recoge la revista científica Materia.

En estudios con ratones, los científicos de la WUSL confirmaron que el efecto combinado de una dieta pobre y una flora intestinal deteriorada afecta el metabolismo y la capacidad de adquirir nutrientes, por lo que -en opinión de los expertos- para ayudar a paliar este problema habría que crear suplementos alimentarios para reparar la flora intestinal, e incluso introducir bacterias beneficiosas en la flora de los niños desnutridos.

útil en la prevención de diabetes

Las bacterias intestinales pueden prevenir la diabetes, al producir sustancias bioquímicas y hormonas que detienen el desarrollo de esta dolencia, según una investigación conjunta en la que participaron científicos japoneses, dirigida por los profesores Jayne Danska, del Hospital de Niños Enfermos de la Universidad de Toronto (Canadá), y Andrew Macpherson, de la Clínica de Cirugía Visceral de la Universidad de Berna (Suiza).

El estudio se ha realizado en ratones de laboratorio, pero dado que estos animales cuentan con algunos genes que tienen los seres humanos propensos a padecer diabetes, sus resultados tienen una potencial aplicación en las personas.

En futuras investigaciones “esperamos que la nueva comprensión de cómo las bacterias intestinales pueden proteger a los niños susceptibles de desarrollar diabetes, nos permita comenzar a desarrollar nuevos tratamientos para evitar que provoquen la enfermedad”, ha señalado el profesor Macpherson.