• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Avión solar llegó a China tras vuelo de 22 horas desde Birmania

El avión Solar Impulse 2 despega desde el aeropuerto internacional Mandalay de Birmania, el 30 de marzo de 2015 / AFP

El avión Solar Impulse 2 despega desde el aeropuerto internacional Mandalay de Birmania, el 30 de marzo de 2015 / AFP

Con el piloto Bertrand Piccard en los controles, el avión monoplaza aterrizó en el aeropuerto Chongqing a las 01H35 (17H35 GMT del lunes) tras un vuelo de 22 horas y media desde Birmania

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El avión Solar Impulse 2 aterrizó en China en las primeras horas de este martes, completando así la quinta etapa de la primera vuelta al mundo de una aeronave propulsada solamente por energía solar.

Con el piloto Bertrand Piccard en los controles, el avión monoplaza aterrizó en el aeropuerto Chongqing a las 01H35 (17H35 GMT del lunes) tras un vuelo de 22 horas y media desde Birmania.

En principio estaba previsto que el Solar Impulse solo haría una breve escala en esta ciudad y continuaría su vuelo rumbo a Nanjing --a unos 270 km de Shanghai-- pero fue demorado debido a las malas condiciones meteorológicas y esperarán unos días hasta que mejore el tiempo.

Piccard, que es uno de los dos pilotos suizos del Solar Impulse 2, tuvo que afrontar un frío extremo con temperaturas que descienden hasta los 20 grados Celsius bajo cero en la cabina, así como las altas cumbres de las provincias de Yunnan y Sichuan en China.

Además, sobrevoló una zona aislada de la región fronteriza entre Birmania y China, donde se registran intensos combates entre rebeldes chinos de la etnia mayoritaria Kokang y el ejército birmano.

Le SI2, que salió de Abu Dabi el 9 de marzo, pretende recorrer en total 35.000 kilómetros únicamente con energía solar. Esta vuelta al mundo llevará cinco meses, de los que 25 días son de vuelo efectivo, antes de regresar al lugar de salida a finales de julio o principios de julio.

Prevista en 12 etapas, la vuelta al mundo es el broche de 12 años de investigación realizada por André Borschberg y Bertrand Piccard quienes, además del logro científico, tratan de llevar un mensaje político.