• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Arqueólogos encuentran una mansión sacerdotal construida durante el Imperio Romano

Una de las evidencias más potentes de la importancia de esta estructura reside en una parte de la casa sumamente común en la actualidad: su baño | Foto: Shimon Gibson

Una de las evidencias más potentes de la importancia de esta estructura reside en una parte de la casa sumamente común en la actualidad: su baño | Foto: Shimon Gibson

Este lugar ubicado en el Monte Sion, Jerusalén, habría pertenecido a la élite de aquella época según diferentes evidencias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Esta semana, un grupo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte descubrieron un nuevo espacio arqueológico en el Monte Sion en Jerusalén. Se trata de los posibles restos de una mansión de los comienzos del periodo romano y propiedad, supuestamente, de un sacerdote judío.

Una de las evidencias más potentes de la importancia de esta estructura reside en una parte de la casa sumamente común en la actualidad: su baño.

Este cuarto, ubicado dentro de esta mansión a un lado de una piscina de rituales, era considerado en ese entonces un ejemplo de riqueza y estatus, convirtiéndolos en estructuras sumamente escasas. Hasta la actualidad, solamente se han encontrado cuatro lugares de este tipo dentro de Jerusalén antiguo, además, generalmente dentro de edificios de sacerdotes.

A esto se suma una segunda evidencia de su relevancia: la ubicación del edificio. La mansión habría estado en una zona relacionada en ese momento con los gobernadores romanos. Incluso se encuentra cercano a otras infraestructuras relacionadas a grandes personajes, como el conocido emperador Herodes.

Como tercera prueba, los arqueólogos hallaron una serie conchas de la especie Murex (un molusco del mediterráneo) dentro de la estructura. Estas piezas, en el número más grande que ha sido encontrado en las ruinas de Jerusalén hasta este minuto, solían ser escasas especialmente por su valor, basado en la poderosa tinta de color morado que podía ser extraído del animal.

Esta sería además otra evidencia de la relación entre la familia dueña de esta mansión y la religión, dado que en la antigüedad solamente los sacerdotes tenían el poder de distribuir esta tinta, y diferenciarla entre sus diferentes versiones.

Según los investigadores, todas estas pruebas, entre riqueza, relación con la religión y poder, dejarían claro que la familia propietaria de este lugar podría haber estado a cargo de grandes eventos históricos y haber tenido alta influencia en hechos relevantes, como por ejemplo, la crucifixión de Jesús.

La posibilidad de conocer la realidad de esta familia podría permitir que los historiadores puedan entender un poco más el periodo relatado por el Nuevo Testamento en la Biblia, como también de la persecución de judíos durante el imperio romano, gracias a diferentes evidencias y artefactos encontrados en las catacumbas de esta mansión.

Hasta el momento, estas estructuras aún están demasiado débiles para la visita, a pesar de que se espera que eventualmente puedan recibir turistas. Por lo que luego de que finalicen su investigación, los científicos esperan que se establezcan las estructuras de este importante lugar para poder asegurar la seguridad de sus futuros visitantes.