• Caracas (Venezuela)

César Tinoco

Al instante

Del retardo mental a la estupidez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los estados financieros no auditados de Quimbiotec para el año 2011 están firmados por su entonces presidente y gerente de administración, Eloy Sira y Rita Pinto, respectivamente, y allí se habla de “los aportes del Ejecutivo Nacional para el proyecto Innovación en Tres líneas de Medicamentos Biológicos que sustituyen productos importados y promueven soberanía tecnológica”.

Tales estados revelan que el resultado del ejercicio acusó una disminución de 74% al pasar de 46 millones de bolívares en 2010 a 11 millones de bolívares en 2011.

De acuerdo con lo allí expresamente afirmado, tal disminución fue causada por el incremento en los gastos de materiales, suministros y mercancías producto de la unificación cambiaria de 2,60 bolívares por dólar a 4,30 bolívares por dólar y que afectó directamente en las compras que se realizan internacionalmente: los gastos de materiales, suministros y mercancías sufrieron un incremento.

No deja de ser irónico que la fábrica que pretende sustituir los productos importados –y promover la soberanía tecnológica– dependa precisamente de insumos importados que impactan sus resultados cuando cambia la tasa de cambio oficial o cuando no hay dólares para comprar esos insumos que necesita para operar.

Si hay algún sitio en donde uno puede encontrar información abundante sobre Quimbiotec es en el portal de aporrea.org. Por ejemplo, en el artículo “Expediente X de Quimbiotec CA (Parte III)”, fechado el 12/octubre/2015, se afirma que en 2008, 2009 y 2010 Quimbiotec logró procesar en cada año un poco más de 100.000 litros de plasma sanguíneo humano. También y entre 2008, 2009 y 2010 se produjeron y envasaron en promedio 382.508 viales de albúmina humana al 20%. Las inmunoglobulinas se producían en 2 lotes de 2.000 viales a la semana, de acuerdo con la demanda y en varias presentaciones.

Ahora bien, ¿cuántos litros de plasma sanguíneo procesa Quimbiotec en la actualidad?, ¿cuántos viales de albúmina e inmunoglobulinas produce y envasa en la actualidad? La respuesta es cero litros y cero viales, pues según reportó María Emilia Jorge en El Nacional (14/enero/2016) la planta se encuentra paralizada desde agosto/2015.

De acuerdo con información de la ministra de salud, Luisana Melo, el tratamiento del síndrome de Guillain-Barré, asociado al virus del zika se abordará con dos protocolos y el gobierno garantiza al menos uno. El tratamiento se realiza o bien con inmunoglobulina –que Quimbiotec no produce porque su planta está paralizada– o a través de un proceso denominado plasmaféresis que requiere el uso de albúmina humana que tampoco produce Quimbiotec por la misma causa. Entonces, ¿cuál de los dos protocolos es el que garantiza el gobierno?

Según las declaraciones de la ministra, en Venezolana de Televisión, para finales de junio/2016 la industria nacional producirá 80% de los medicamentos de alto consumo en el país. En esa producción nacional, ¿está incluida la de Quimbiotec?

También dijo la ministra que había conformado un equipo “interministerial” para “diseñar” las condiciones necesarias que estimulen la producción nacional a fin de mitigar el desabastecimiento de medicamentos en el país. ¿Diseñar cuales condiciones?

A la industria farmacéutica se le adeudan 6.000 millones de dólares, de modo que sin dólares y sin la agilización de su proceso de entrega, no se podrá ni pagar esa deuda pendiente ni comprar los insumos necesarios para fabricar los medicamentos de cualquier categoría de consumo.

Al momento de escribir este artículo la Organización Mundial de la Salud ha declarado el brote de virus zika como una emergencia internacional. En medio de tal emergencia internacional –y nacional– me da la triste impresión de que la rectoría del sistema público de salud en Venezuela dejó de estar en manos de un individuo que manifestaba evidentes signos de discapacitación intelectual para pasar a manos de una persona que exhibe torpeza y lentitud para comprender la realidad.