• Caracas (Venezuela)

César Tinoco

Al instante

La respuesta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La evolución de la inversión pública social total como porcentaje del PIB, inversión bajo la responsabilidad del gobierno y con 7 componentes (seguridad social, salud, desarrollo social y participación, educación, vivienda, cultura y comunicación y ciencia y tecnología) disminuyó de 21,3% del PIB en 2011, a 15,2% del PIB en 2015 y registró una aceleración en su disminución precisamente en la mortal gestión de Nicolás Maduro que la llevó desde 19,1% del PIB hasta 15,2%.

También y desde 2011, en medio de un período todavía de precios altos del petróleo, los aportes de Pdvsa al desarrollo social acusaron una notable disminución al pasar de 30.079 millones de dólares en 2011, a 5.321 millones de dólares en 2014, este último monto 6 veces menor que el primero mencionado.

Así, menores montos de inversión pública social y menores montos de aportes de Pdvsa se sumaron a los otros cinco éxitos de los desgobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro: recesión, inflación, escasez, altísima tasa de homicidio intencional y corrupción.

Contrastando con los resultados del socialismo del siglo XXI encontramos la contribución del sector privado con fines de lucro. La última vez que escribí sobre la evolución de la responsabilidad social empresarial (RSE) en Venezuela fue aquí mismo en El Nacional (5/septiembre/2014). En esa oportunidad me referí al estudio “15 años: Top 100 Companies” publicado por la revista Business Venezuela (BV) en su número 337 de noviembre/diciembre 2013 y que hace referencia a la data de 2012.

Dicho estudio, que define la RSE como “el gasto no-obligatorio que realizan las empresas para financiar proyectos que buscan mejorar la calidad de vida de los empleados y las familias, así como a la comunidad local y a la sociedad en general”, mostraba que desde el año 2002 y hasta 2012, las empresas fueron destinando cada vez una menor proporción de sus ingresos totales para la RSE. Con tal evidencia en la mano afirmé que hasta el año 2012, la RSE materializada por el sector privado con fines de lucro parecía estar declinando en Venezuela.

Ahora bien, la actualización de los datos de inversión en RSE con los estudios publicados en la misma revista BV en sus números 342 y 345, arroja un resultado totalmente diferente, lo cual constituye una muy buena noticia, pues la data de los años 2013 y 2014 del estudio evidencia que la tendencia decreciente se revirtió.

Para 2013 el porcentaje del total de ingresos que las empresas privadas venezolanas dedicaron a la RSE se duplicó con relación a 2012 y para 2014 dicho porcentaje se cuadruplicó con relación al de 2013.

Así, a la permanente irresponsabilidad y creación de miseria por parte del gobierno, vista tal miseria en mayor inflación, mayor desempleo y mayor contracción económica (índice de miseria), se opone como respuesta la contribución del sector privado con fines de lucro con mayor responsabilidad y compromiso, con mayor inversión social.