• Caracas (Venezuela)

César Tinoco

Al instante

La microcefalia de Ventura

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En julio de 2014, un trabajo de la periodista Lizzie Wade, titulado “Problemas de dinero paralizan sistema de salud de Venezuela” (news.sciencemag.org), destacaba el repunte de la malaria, el dengue, el chikungunya y la mortalidad materna en un entorno de escasez de divisas para la importación de medicinas y suministros como repuestos para equipos médicos y reactivos para pruebas de laboratorio.

Un año después, desde junio de 2015, comienzan a aparecer en la prensa nacional artículos sobre la llegada del virus zika a Venezuela. En efecto, allí están, entre otros, los de Giuliana Chiappe y de Carolina Contreras, ambas de El Universal. Cuando finalizo éste artículo, el día 04/enero, además de los casos reportados en los estados Bolívar y Nueva Esparta, están los reportados por El Correo del Orinoco en el Estado Zulia.

Todo analista sabe que cuando un organismo de este gobierno no publica información es porque está ocultando la mala gestión del gobierno. Un caso notable lo constituye el Boletín Epidemiológico: la última vez que lo hizo fue la semana epidemiológica número 44, correspondiente a la semana entre el 26 de octubre y 1 de noviembre del año 2014. El 10 de agosto de 2015 el periodista Julio Materano (El Universal) le preguntó a Claudia Morón, viceministro de Redes de Salud Colectiva, la razón por la cual el Ministerio de Salud no publicaba el boletín. La viceministro se inmortalizó con ésta respuesta: “Está siendo reformulado para trabajar en como lo vamos a presentar”.

El caso es que en un artículo de Últimas Noticias fechado el 17 de diciembre de 2015, el ministro de salud, Henry Ventura, despachó el asunto del zika con arrogante y ramplona ligereza, aseverando que “el zika no tiene mayores complicaciones y que no se han registrado muertes por el virus”. Cuando leí tales declaraciones pensé que el ministro era uno de esos médicos integrales comunitarios, expertos en resonancia “macnética” (sic) o quizá un militar.

¿Qué tan cierto es eso de que el zika no tiene mayores complicaciones?

El 5 de diciembre de 2015, El Nacional recogió estas palabras de José Félix Oletta: “La fragilidad de la población ante el zika es total, todos somos susceptibles porque no hay inmunidad, por tanto hay que reforzar las medidas preventivas y proteger, sobre todo a las embarazadas”.

Días después, el 16 de diciembre, la propia TelesurTV en su portal informaba que las autoridades brasileñas habían tomado medidas extremas para evitar el contagio incluso entre turistas que llegan a Brasil, ello en virtud de la correlación entre el virus zika y la microcefalia. También y de acuerdo con un reportaje (sin firma) en El Universal fechado ese mismo día, 16 de diciembre, el total de casos de microcefalia en 2015 en Brasil llegó a 2.401, y tan solo en 102 fue descartado el zika como causa. Las autoridades sanitarias brasileñas afirman estar convencidas de que la microcefalia está correlacionada con el brote del virus zika.

Sépalo, amigo lector: la microcefalia es un trastorno neurológico –muy poco frecuente– en el que la cabeza del bebé es significativamente menor que la cabeza (y cerebro) de otros bebes de la misma edad y sexo y está asociada a algún grado de retardo mental. En el portal de la Cleveland Clinic (clevelandclinic.org) se lista entre sus posibles causas las infecciones virales en la madre del bebé.

Desde 2013, la salud en Venezuela ha estado caracterizada por cuatro hechos simultáneos: uno es el avance de enfermedades que ya están totalmente erradicadas en otras partes del mundo. Otro es la vulnerabilidad manifiesta de Venezuela ante brotes presentes en el continente. Un tercero es la escasez de medicamentos y de insumos para la salud, en virtud de la política de default interno del gobierno de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. El cuarto hecho fue colocar como ministro de Salud a un individuo con dudoso desempeño intelectual, a juzgar por sus declaraciones. Veremos qué sucede en adelante.

 

c.e.tinoco.g@gmail.com