• Caracas (Venezuela)

César Tinoco

Al instante

La desaparición de los Ni-Ni

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 28 de julio dio una conferencia en el Hotel Gran Meliá. Allí sostuvo que los Ni-Nis “desaparecerían del nuevo mapa de movilización política” (1). He aquí parte de su conmovedor argumento: “Los chavistas moderados y los opositores des-radicalizados (hoy día) se reencuentran en un nuevo espacio de tolerancia y reconocimiento para compartir una visión de país y de sociedad”.

Continuaba explicando Oscar Schemel, el conferencista: “Después de 15 años el discurso del ex presidente fallecido, Hugo Chávez, atravesó la cultura nacional y es en el nuevo espacio naciente donde los venezolanos comparten los postulados fundamentales de la revolución: justicia, igualdad, inclusión, participación de la empresa privada y del Estado ‘fuerte”.

Igualdad, inclusión y participación pero en una cola para comprar alimentos, todos juntos, sin distingo de clase social, preferencia política o credo religioso. Y sin justicia. Tal es el éxito de la incompetencia de la dupla Chávez y Maduro.

Cinco días después de su “delirio en el Meliá” en el mismo portal en donde anuncia la desaparición de los Ni-Nis, reporta que ¡irán a votar en diciembre! En efecto, allí sostiene que “79% de quienes se autodefinen como Ni-Ni afirman que ‘definitivamente van a votar’ y 13% dice que ‘probablemente va a votar” (2).

Entonces señor Schemel, ¿desaparecen o no desaparecen los Ni-Ni?, y si desaparecen, ¿como es que 79% de ellos definitivamente votarán el próximo diciembre?

La anterior es una más de las innumerables inconsistencias de una firma que se autodefine como “la primera agencia de inteligencia” venezolana, pero tiene un portal (3) que no se diferencia en nada del de la Agencia Bolivariana de Noticias (ahora Agencia Venezolana de Noticias), portal del gobierno venezolano (4).

La robustez, en lo cualitativo, es la propiedad de ser fuerte y saludable en constitución. Sin embargo, cuando transponemos el concepto a los estudios de opinión de Hinterlaces encontramos que no se cumple: resulta demasiado evidente que su estudio de opinión es un tinglado para hacer propaganda a favor del gobierno. Tinglado torpe, que deja toda clase de huecos como el mencionado anteriormente.

En ausencia de Datanálisis u otras encuestadoras serias –y en ausencia de las estadísticas que debería proporcionarnos el Banco Central de Venezuela– me inclino a favor de los “estimados”  de Adriana Azzi (5). Me luce que los de la señora Azzi resultan más robustos que los estudios de opinión de Hinterlaces y que las afirmaciones de Nelson Merentes y de José Khan. Y si es el caso y como afirmó el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, que tales estimados de la señora Azzi están financiados por la CIA, mejor aún: al igual que el pueblo cubano, prefiero que estén financiados por la CIA y no por el G2 cubano.


c.e.tinoco.g@gmail.com