• Caracas (Venezuela)

César Tinoco

Al instante

La corta vida del rumor en Twitter

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El primer movimiento lo inició la firma Hinterlaces en su portal. Luego siguió Últimas Noticias. La primera colocó en su portal, el 17/enero/2015 a las 11:17 pm, que: “No hay duda acerca de la existencia de una estrategia de desestabilización socio-emocional que pretende caotizar a la sociedad venezolana y neurotizar a los ciudadanos para ocasionar una ruptura social violenta del orden establecido”. Según Hinterlaces, dicha estrategia es materializada a través de las redes sociales y los rumores (1).

La segunda mencionada, publicó en su portal, el 18/enero/2015 a las 8:00 am, casi 9 horas después de la primera, lo mismo pero de una forma más creativa: apoyó lo afirmado con la opinión de tres “expertos” identificados con el oficialismo (2).

En mi opinión, la secuencia y sincronía, pero sobre todo el contenido de ambas publicaciones no es casual. Que las dos informaciones sean un plan del gobierno me parece menos importante que resaltar para usted, amigo lector, que, en las redes sociales y particularmente en Twitter, las falsas campañas y los rumores son de cortísima duración.

Lo que afirmo es demostrable no solamente mediante modelos teóricos que no resulta de utilidad citar aquí por el espacio y porque complican la legibilidad del texto, sino también por evidencia de orden práctico que es posible ubicar rápidamente en la Internet. Por ejemplo, ya en diciembre/2011 el diario británico The Guardian, de ideología de centro-izquierda, demostró con una visualización interactiva cómo nacen y mueren los rumores en Twitter con un propósito específico: mostrar cómo la desinformación se corrige ella solita en foros abiertos y no regulados.

En ausencia de información y/o en presencia de desinformación, el ciudadano utiliza la Internet en busca de información confiable: la web, y particularmente Twitter, es una forma de hacerle seguimiento a ciertos eventos y los ciudadanos buscando la verdad solicitan fuentes y confirmación. Tales solicitudes contrarrestan los rumores. En palabras de The Guardian: “El ascenso y la caída de los rumores en Twitter es una impresionante muestra de las fuerzas sociales en acción”.

A fin de corroborar su tesis, The Guardian conformó un equipo interdisciplinario de investigadores de las universidades de Manchester, St Andrews y Leicester y utilizó un corpus de 2,6 millones de “tuits” relacionados con rumores. Superaron el reto de averiguar qué rumores seguir y cómo aislar los tuits que relacionaban 7 tipos de rumores clave, los modelaron y presentaron su evolución, de auge hasta desaparición, en su portal de una manera amigable y sencilla para el lector que realiza la consulta (3).

Al final, tanto los modelos matemáticos teóricos como el desarrollado por The Guardian arrojan que el nivel de información de los individuos durante el hecho desinformacional cambia con una velocidad mayor que antes del lanzamiento de dicho hecho. A pesar de la distracción inicial de los medios formales y sus recursos, el hecho desinformacional cataliza un proceso en donde el despliegue y la propagación de nueva información convergen, a través de aproximaciones sucesivas, a todo lo que sería posible conocer –desde el punto de vista fáctico– sobre una determinada realidad.

Ciertamente que los hechos desinformacionales fueron muy efectivos en tiempos de Hitler y en la Cuba de los hermanos Castro hasta hace poco. Sin embargo, en nuestra sociedad global-digital son cada vez menos efectivos.  No caigan en los cuentos malos de Hinterlaces ni de Últimas Noticias.

(1)  http://www.hinterlaces.com/analisis/politica/preparan-a-la-sociedad-para-respuestas-neuroticas

(2) http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/actualidad/investigacion/la-angustia-es-nociva-para-la-salud.aspx

(3)  http://www.theguardian.com/uk/interactive/2011/dec/07/london-riots-twitter

c.e.tinoco.g@gmail.com