• Caracas (Venezuela)

César Tinoco

Al instante

César Tinoco

Evidencias

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Entre el 31/marzo y el 5/mayo del año pasado, escribí para El Universal tres artículos de opinión. En ellos relacioné la evolución decreciente de nuestro producto interno bruto (PIB) con tres variables: las instituciones, el Estado de Derecho, y las libertades políticas y los derechos civiles.

Comienzo refrescando que los últimos 11 trimestres de nuestro PIB consolidado exhiben una tendencia descendente. En efecto, nuestro PIB consolidado pasó de +5,9% en el primer trimestre de 2012  a -2,3% en el tercer trimestre de 2014, algo así como una pérdida promedio de 0,75% por trimestre.

Del trabajo de Thomas Currie (1) extraje el cálculo que resulta en la correlación negativa alta entre el Índice de Estado Fallido (IEF) y el PIB per cápita. Mientras más alta (peor) es la nota en el Índice de Estado Fallido, menor es el PIB per cápita. Para el año 2014, Venezuela tuvo una nota de 76,7 y en aumento. Se ubicó de 83 entre 178 naciones, con las siguientes variables exhibiendo permanente desmejora: servicios públicos, derechos humanos y Estado de Derecho, legitimidad del Estado y economía (2).

De la organización internacional Proyecto de Justicia Mundial, extraje las métricas del Índice de Estado de Derecho (3). Del Banco Mundial tomé la relación entre Estado de Derecho y PIB per cápita (4). La correlación entre los mencionados indicadores es positiva y alta. Es decir, mientras menor es la nota en Estado de Derecho, menor es el PIB per cápita. En la versión 2014 del Índice de Estado de Derecho, Venezuela ocupó el último puesto de la tabla global. La bajísima nota de Venezuela, 0,31, la colocó al lado de países como Zimbabue, Uzbekistán y Nicaragua, ello por varias razones. Una es la concentración de poder y la interferencia política que debilita la independencia de los poderes y aumenta la no auditabilidad del gobierno. Otra es la corrupción. Otra es la violencia y el crimen. La última es la violación de derechos humanos fundamentales.

Finalmente, con el Índice de Libertad de la organización Freedom House (IFH) mostré la relación existente entre dicho índice y nuestro PIB: entre 2003 y 2013, la correlación entre ambas métricas fue de -0,74 (negativa alta). Lo anterior se traduce en que a medida que nuestra nota en derechos políticos y libertades civiles empeora, nuestro PIB crece menos. Con los datos recién publicados del IFH para 2014 (5) y utilizando las cifras actualizadas del Fondo Monetario Internacional, pues las cifras opacas del BCV solo llegan hasta septiembre/2014, la correlación entre el IFH de Venezuela y su PIB aumentó a -0,80. Lo anterior indica que la relación entre menor libertad, y por tanto menor PIB, se ha reforzado.

Esa es la verificable evidencia que nos deja el collage de ideas fracasadas denominado socialismo bolivariano: deterioro institucional, retroceso en derechos humanos, destrucción del Estado de Derecho, deterioro en derechos políticos y libertades civiles, todo lo cual desemboca en escasez, inflación, corrupción, alta tasa de homicidio intencional y decrecimiento económico.

 

(1) Currie, Thomas E. (2013), “Inequality and Institutions: A Review Essay on Why Nations Fail by Daron Acemoglu and James A. Robinson”, Cliodynamics: The Journal of Theoretical and Mathematical History.

(2) http://ffp.statesindex.org/2014-venezuela

(3) http://worldjusticeproject.org/rule-of-law-index

(4) http://www.economist.com/node/10849115

(5) https://www.freedomhouse.org/report/freedom-world/freedom-world-2015#.VM09VhF0zMw