• Caracas (Venezuela)

César Tinoco

Al instante

Cuidado con el BA VEN-NIF-2

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El acrónimo que titula el artículo se refiere al “Boletín de Aplicación de las Normas de Información Financiera de Venezuela (VEN-NIF) número 2, versión 2”, emitido el pasado 31/julio/2015 por la Federación de Colegios de Contadores Públicos de Venezuela en su portal (1). En las líneas que siguen, me propongo demostrar que hay que tener cuidado con su aplicación.

El artículo 304 del Código de Comercio vigente establece, entre otras cosas importantes, que el Balance “demostrará con evidencia y exactitud los beneficios realmente obtenidos y las pérdidas experimentadas, fijando las partidas del acervo social por el valor que realmente tengan o se les presuma...”.

Que el balance refleje la verdadera posición financiera de una empresa es del interés de los dueños de la misma (accionistas), de sus gerentes y terceros como clientes, proveedores y los bancos, después de todo las decisiones de administración, de relación y de supervivencia de la empresa se toman con base en la información proporcionada por los estados financieros.

También debería ser del interés del Estado, pero no lo es. La competencia de la emisión del índice nacional de precios al consumidor (INPC), está asignada por la ley al Banco Central de Venezuela (BCV) y al Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, el BCV –con apoyo del Tribunal Supremo de Justicia– ya no emite el INPC.

Pues bien, ¿cómo cumplir con lo dispuesto en el Código de Comercio y con las necesidades de información para la toma de decisiones de los involucrados e interesados?

Una respuesta a la anterior pregunta pretende suministrarla el BA VEN-NIF-2, al cual llamaremos en lo adelante “el boletín”.

El boletín establece (punto 17) que cuando una entidad deba presentar información financiera ajustada por los efectos de la inflación y el INPC no esté disponible, puede calcularlo utilizando una metodología que sea similar a la aplicada por el BCV. Hasta aquí vamos por buen camino.

Ahora bien, dado que aplicar un procedimiento similar al del BCV o contratarlo, tiene costos que no toda entidad puede pagar, el boletín también establece un procedimiento alterno (punto 18) a utilizar por la entidad cuando esta estime que aplicar una metodología similar a la del BCV es impracticable o costosa. A este procedimiento alterno lo llama “procedimiento simplificado”. Aquí es donde tenemos el problema. Veamos.

Cuando uno utiliza tal procedimiento simplificado, el mismo conduce a un INPC de 1.129,5 puntos para junio/2015 y cuando uno compara tal INPC con el de junio/2014 (639,7 puntos) se obtiene una inflación de 76,6%.

Sin embargo, una canasta de bienes y servicios, como la canasta básica familiar (CBF) que lleva el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cendas), llevada con una metodología transparente (2), revela que, en el mismo lapso de tiempo, la inflación fue de 163,6% pues la CBF costaba 20.560,85 bolívares en junio/2014 mientras que 1 año después, en junio/2015, costaba 54.204,69. Compare el lector 76,6% (estimada) versus 163,6% (real).

Las anteriores cifras significan que el procedimiento simplificado establecido en el punto 18 del BA VEN-NIF-2 se queda corto en su cuantificado de inflación. De hecho, conduce a una inflación que resulta ser la mitad de la real observada cuando se aplica un procedimiento similar al empleado por el BCV.

En consecuencia, no es recomendable utilizar el procedimiento simplificado del BA VEN-NIF-2 para reexpresar los estados financieros para tomar en cuenta los efectos de la inflación.

c.e.tinoco.g@gmail.com