• Caracas (Venezuela)

César Tinoco

Al instante

Cuentacuentos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


“Yo lo he dicho, las políticas públicas aplicadas por el presidente Chávez cuando estuvo en vida dieron resultados positivos, cuando el presidente anunció que tenía cáncer se desataron los diablos y se distorsionaron las políticas públicas y eso es en parte lo que puede explicar lo que estamos viviendo, lo asumimos como un comportamiento de grupos empresariales que tienen una intencionalidad política de trastocar y acabar con nuestro proceso político”.

El texto anterior recoge las palabras del diputado Ricardo Sanguino en el programa José Vicente Hoy, transmitido por Televen el pasado domingo 3 de abril.

Precisemos un poco para desmontar el “cuento” de Sanguino de que las políticas de Hugo Chávez dieron resultados positivos. Fue el propio Hugo Chávez quien hacia junio de 2011 reveló la existencia de “células cancerígenas” en su organismo. Sin embargo, en septiembre de 2012, con los precios del crudo en ascenso (WTI sobre los 90 dólares) y con Chávez vivo todavía, el propio Sanguino, en ese entonces presidente de la Comisión de Finanzas de la AN, confirmaba que el Banco Central de Venezuela había vendido un poco más de 3 toneladas de oro a cambio de 300 millones de dólares.

De acuerdo con informaciones publicadas en la prensa nacional, dicha venta se hizo para “paliar” la escasez de dólares en efectivo que atravesaba el país y para cubrir el pago de importaciones, que entre 2011 y 2012 se habían incrementado nuevamente. El control de cambio se instaló en febrero de 2003 y en junio de 2008 cayeron los precios del petróleo, con Chávez afirmando que nos encontrábamos “blindados” ante tal evento. Por supuesto, al caer los precios del petróleo cayeron las importaciones y luego con la recuperación de los precios a partir de febrero de 2009, las mismas aumentaron nuevamente.

El intento de Sanguino de absolver el capitalismo corrupto y sin control de Hugo Chávez es puesto en evidencia por las propias cifras de la balanza de pagos en las importaciones de bienes FOB no petroleras, tomadas del Banco Central de Venezuela. Desde que se inició el control de cambio en 2003, las importaciones fueron “in crescendo” pues las expropiaciones, la inflación, un bolívar mantenido fuerte artificialmente mediante un sistema cambiario funcionando a “discreción” y su subsecuente corrupción asociada, incentivaron la importación, el arbitraje y el “raspado de cupos” y, de paso, destruyeron la producción nacional.

En efecto, los aumentos verificados en las importaciones mencionadas desde 2004 y hasta 2011 fueron: +42% en 2005, +92% en 2006, +46% en 2007, +9% en 2008, -22% en 2009 (cayeron por la disminución de los precios del crudo), -6% en 2010 y +32,67% en 2011 (aumentaron por la recuperación de los precios del crudo).

Ciertamente que las políticas del gobierno de Chávez tienen vertientes “exitosas” que es posible identificar y verificar y aquí nombraré algunas de las más conocidas: allí están la ruta de la empanada, los cultivos hidropónicos, los gallineros verticales (2003 a 2005), la inflación, la escasez, la recesión económica, la crisis eléctrica (2010 y 2016) y una tasa de homicidio intencional de 25 por cada 100.000 habitantes en 1999, misma que Hugo Chávez llevó a 70 en 2012,antes de subirse al avión para su último viaje a Cuba, tasa que posteriormente Nicolás Maduro llevó hasta 90 en 2015.

Según la data de Keller y Asociados, las anteriores evidentemente exitosas políticas de Chávez llevaron su popularidad de 72 en 2004, a 42 en 2012. Tan es así que en el año 2006 Chávez le ganó a Rosales 62,84% a 36,90%, pero en el año 2012 le ganó a Capriles 55,07% a 44,31%. Finalmente, en las elecciones presidenciales de 2013, Maduro le ganó a Capriles apenas por 50,61% a 49,12%. En palabras más sencillas: en apenas 7 años, el desgobierno de Hugo Chávez hizo que el chavismo perdiera 12 puntos porcentuales, mismos que ganó la oposición.

Con la realidad en contra –y para permanecer en el poder– los cuentacuentos intentan en vano vendernos que la franquicia quebrada y creadora de crimen y pobreza de Hugo Chávez, fue una maravilla.