• Caracas (Venezuela)

César Tinoco

Al instante

Contención

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es viernes 11/diciembre y leo la opinión de diversos analistas políticos en las redes sociales.

En el Twitter de J. J. Rendón encuentro que coloca esta frase: “Nunca interrumpas a tu enemigo mientras está cometiendo un error”. La frase es de Napoleón Bonaparte (1769-1821) y J. J. Rendón la coloca en referencia a la patética respuesta de Maduro y Cabello por la pérdida del control de la Asamblea Nacional.

Hay que decirlo para poder entender el significado de la frase: Juan José Rendón Delgado, mejor conocido como J. J. Rendón, nacido en 1964 en Caracas, encabeza la lista de los consultores políticos más destacados y exitosos de Iberoamérica y del mundo. Y es que por allí hay “analistas” que piensan que la respuesta de Maduro y Cabello es un movimiento muy bien “pensado” que persigue atajar el deslave de su gente. Solo basta visitar el portal de aporrea.org –y leer los artículos allí colocados– para darse cuenta de que no es así.

La célebre frase de Napoleón tiene una historia cuyo rastro sigue muy bien Garson O’Toole en su portal “Quote Investigator”. Allí, nos muestra cómo fue evolucionando la frase. Aclaro que el aderezo sobre la famosa batalla a mencionar no es de O’Toole sino mío.

O’Toole ubica las primeras referencias que originan la frase en 1836, 1852 y 1855 en el contexto de la batalla de Austerlitz. Particularmente la de 1855 se ubica en un libro sobre la temática militar: Consideraciones sobre táctica y estrategia. Allí se cita a Napoleón calmando el ímpetu de sus mariscales. Previo al inicio de la batalla de Austerlitz, los aliados (rusos y austríacos) intentaron una maniobra para provocar el flanco derecho francés. Napoleón tras una operación psicológica previa, había debilitado a propósito ése flanco. Ante la provocación de los aliados, los mariscales franceses estaban ansiosos por atacar y Napoleón los contuvo diciéndoles: “El enemigo está haciendo un movimiento en falso, ¿por qué hemos de interrumpirlo?”. El éxito de la maniobra de Napoleón, es decir, el éxito del desenlace previsto, dependía de que los aliados concentraran la atención y el esfuerzo en un ataque al flanco derecho de Napoleón y no al revés.

Ya para 1879 la frase circula como una “máxima en la guerra”, no atribuida a figura famosa alguna y en 1888 una variante se le atribuye nuevamente a Napoleón.

En 1932 la versión que sigue es pronunciada por un prominente banquero norteamericano de la época: Rusia parece haber adoptado una máxima citada por Charles E. Mitchell, jefe del gran banco National City de Nueva York, “no interferir con el enemigo mientras está en el proceso de cometer un error”.

En 1965, Theodore H. White (norteamericano, historiador y periodista) escribió una serie de libros políticos populares llamados Cómo se hace un presidente. Cada título de la serie también incluye el año de una campaña presidencial. El libro para el ciclo electoral de 1964 se publicó en 1965 y contiene la siguiente frase: nunca los Republicanos fueron denunciados; la oposición estuvo ocupada en su propia guerra civil, y el Presidente obedeció la máxima de Napoleón, “nunca interferir con el enemigo cuando se está destruyendo a sí mismo”.

Ahora bien, la versión que encuentro más ajustada a la circunstancia venezolana protagonizada por Maduro y Cabello, relacionada con su respuesta a la paliza parlamentaria del 6-D, la refiere el etimólogo norteamericano Barry Popik como un consejo dado por el presidente norteamericano Thomas Woodrow Wilson (1856-1924) en una carta que escribió en 1916: “Nunca... mates a un hombre que está cometiendo suicidio”.

El éxito de la MUD, al igual que el de Napoleón Bonaparte en Austerlitz, depende ahora de la contención de sus mariscales.

 

c.e.tinoco.g@gmail.com