• Caracas (Venezuela)

César Pérez Vivas

Al instante

César Pérez Vivas

El espejismo populista

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La temeraria irresponsabilidad con la que Nicolás Maduro y su equipo de gobierno están asumiendo la dramática crisis política, económica y social generará mayores daños a nuestra patria.

No se trata solo de su evasiva conducta frente a la caída del ingreso petrolero, sino su empeño en amarrarse a las fracasadas recetas del castro-chavismo, con las cuales lograron dilapidar la fabulosa suma de 700.000 millones de dólares de la renta petrolera de la última década, más la nada despreciable suma de 150.000 millones de dólares de endeudamiento; sino la destrucción del aparato productivo interno, por su obsesiva persecución a la iniciativa y propiedad privada.

Maduro es prisionero de un legado empobrecedor, miserable e insostenible. Pero carece de la capacidad y el coraje necesario para rectificar, y, por el contrario, se amarra con mayor fuerza a la fórmula del populismo irresponsable para tratar de crear un espejismo, una esperanza en un pueblo que cada día viene entendiendo cómo este camino nos conduce a una pobreza y a una tensión cada día mayor.

Ese fue el eje central de su más reciente discurso ante la Asamblea Nacional. Ha debido presentar una cuenta de su gestión, un balance de sus logros. Todos sabemos que no lo hizo. Solo fue a evadir su responsabilidad, a lanzar la culpa del desastre a otros. En ningún momento tuvo la valentía de admitir el monumental fracaso de la estatización y confiscación de miles de empresas y unidades de producción agropecuaria, hoy convertidas en una muestra de la rapiña y la ineficiencia.

Tampoco informó sobre el resultado de las investigaciones y de las acciones que su gobierno adelantó o adelanta para recuperar las fabulosa suma de 25.000 millones de dólares, que según el ex ministro del comandante, el señor Jorge Giordani, le robaron al tesoro nacional a través de empresas fantasmas o de importaciones fraudulentas.

Maduro se presentó en el Parlamento pretendiendo esconder la magnitud de la crisis. Tratando de crear la sensación de que estamos tan bien que ha decidido aumentarles a los trabajadores venezolanos 15% de su salario.

La inmensa mayoría de nuestros trabajadores, sin ser expertos en ciencias económicas, saben que ese incremento es una ficción. Que ese incremento nominal va a significar una mayor caída de la capacidad de compra de dichos salarios, porque no hay ingresos reales, ni producción interna de tal magnitud que respalde de manera eficiente ese supuesto aumento.

La cúpula roja, con Maduro y Cabello a la cabeza, piensan que engañan al pueblo de Venezuela con el supuesto aumento salarial. Aun cuando el Estado y la economía nacional no tienen fondos para asumir ese incremento, el objetivo de dicho anuncio era presentarse como un gobierno preocupado por el ingreso de los trabajadores, cuando son los responsables del deterioro de la capacidad adquisitiva del salario, hasta convertirlo en el más paupérrimo del continente.

Continuarán expandiendo irresponsablemente la masa monetaria, mediante la impresión de dinero inorgánico; continuarán estimulando la devaluación brutal de nuestro signo monetario, pero la propaganda oficial dirá que “la revolución les otorga aumentos salariales a los trabajadores”.

Luego de los anuncios de este enero, el país verá incrementar las colas, no la capacidad de compra de los trabajadores. Crecerá la corrupción derivada de un sistema cambiario estructuralmente promotor del fraude. Y para seguir evadiendo la realidad, y continuar con el espejismo populista, ante la falta de recursos para importar lo necesario, asistiríamos a la feria del saqueo a los pocos centros de producción que subsisten, hasta liquidar totalmente nuestra agobiada economía. Ya entonces el espejo del populismo habrá volado en mil pedazos, y tendremos entre todos los venezolanos, con trabajo y disciplina, que reconstruir el país que este fanático e irresponsable sector de la política criolla nos ha destruido.