• Caracas (Venezuela)

César Pérez Vivas

Al instante

César Pérez Vivas

Objetivo: la Asamblea Nacional

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los demócratas venezolanos debemos concentrar todo nuestro esfuerzo, en organizar los elementos necesarios para garantizar una victoria contundente de las fuerzas del cambio en el proceso electoral que deberá efectuarse en el segundo semestre del año 2015.

Seguir distrayendo a los ciudadanos, con otras iniciativas políticas y electorales, es cooperar con el objetivo del gobierno de retener la mayoría en el Poder Legislativo y, por lo tanto, de abonarse una nueva victoria, que les permitiría atornillarse por más tiempo en el poder.

Los partidos políticos, las organizaciones sociales, los líderes de opinión y los ciudadanos informados debemos trabajar de manera armónica para concienciar a la población respecto de la importancia política e institucional que el Parlamento reviste en todo sistema político, pero, muy especialmente, en un régimen y en una circunstancia como la que hoy vive nuestro país.

El chavismo sigue cultivando el mito de “la invencibilidad de la revolución”, para desanimar a ingenuos ciudadanos, y lograr con la abstención de los demócratas un triunfo que consolide dicha matriz de opinión.

El chavismo es derrotable, y ya lo hemos demostrado en los procesos electorales regionales y en los comicios de la reforma constitucional de 2007 y en las parlamentarias de 2010.

La victoria que debemos construir y lograr el próximo año debe ser de mayor cuantía en el voto popular para que, a pesar de las manipulaciones del sistema electoral que el régimen realiza, podamos convertir la mayoría popular en una clara mayoría parlamentaria.

Lograr ese objetivo supone una tarea colosal. Una tarea para la que se requiere un esfuerzo y una dedicación especial, que no puede esperar más tiempo. Para un observador desinformado, el tiempo que nos separa de la cita electoral parlamentaria es grande, más que suficiente. La experiencia nos enseña que el tiempo disponible es apenas justo, cuidado si ya lo tenemos demasiado encima, para acometer todas las tareas que su preparación conlleva.

La alternativa democrática venezolana es una alianza de pequeños y medianos partidos, a la que se suman ciudadanos independientes, organizaciones no gubernamentales y otras instancias intermedias de la sociedad. Procesar acuerdos en una pluralidad como esa toma su tiempo. Implementarlos requiere de cuidado, esfuerzo y tiempo adicional.

Es entonces urgente que las direcciones nacionales de los partidos integrantes de la MUD trabajen con casi que exclusiva prioridad la normativa de selección y postulación de la plataforma electoral que habrá de presentarse a los ciudadanos en el citado proceso electoral.

La normativa de selección de dicha plataforma, fruto del acuerdo de las fuerzas democráticas, deberá colocar como centro de su ejecución la participación ciudadana, a través de un proceso de primarias que debe ser celosamente preparado.

Los requisitos de postulación para quienes aspiren a ser candidatos de la MUD deben ser discutidos a profundidad. No toda persona puede ser admitida a participar en un proceso de primarias. Como también debe exigirse dedicación y compromiso a quienes se postulen y resulten elegidos, primero como candidatos y luego como parlamentarios. La situación que se va a vivir en la próxima Asamblea, con un gobierno que quedará en minoría parlamentaria, va a exigir de los nuevos diputados un nivel de disciplina, ética y compromiso con el cambio como pocas veces se había requerido. De ahí que será necesario ser previsivos respecto de los escenarios que la coyuntura política nos está avizorando.

A la par de que se trabaje en el diseño normativo del proceso de selección de la plataforma electoral, los partidos políticos deben volcar toda una tarea de organización y activismo en todo el país para convertir en apoyo al cambio democrático el creciente proceso de deterioro en su propia base de apoyo que viene registrando el gobierno autoritario e ineficiente de Maduro.

Esa tarea es más urgente en los centros urbanos medianos y pequeños, así como en las comunidades rurales, donde el régimen había logrado con intenso activismo, populismo y organización construir su poderosa base política.

Y, finalmente, debemos presentar un programa legislativo serio y viable, que les permita a los ciudadanos tener conciencia de cuál es la importancia constitucional y política del Parlamento, y qué se puede esperar de una mayoría democrática en ese importante poder del Estado. Sobre esta materia escribiré mi próxima entrega.