• Caracas (Venezuela)

César Pérez Vivas

Al instante

Después de las primarias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ha finalizado el proceso de elecciones primarias convocado por la Mesa de la Unidad Democrática para completar la integración de la plataforma electoral  que se someterá al conjunto de los ciudadanos, en las elecciones parlamentarias a celebrarse en el último trimestre del presente año.

Los candidatos seleccionados en el proceso comicial, como los que ya han sido escogidos por acuerdos políticos, son ahora los candidatos de quienes apostamos por un cambio pacífico, electoral y democrático en la conducción del Estado venezolano.

Más allá de las múltiples observaciones, muchas con razón, otras sin ella, que se han formulado en torno al complejo y laborioso proceso de articulación de esta plataforma electoral, estamos en el deber patriótico de dar el todo por el todo para conseguir una contundente victoria en el proceso comicial que se avecina.

Cada uno de nosotros como ciudadanos o como actores políticos tenemos una visión y una opinión  de la forma de selección, y de las personas que deben postularse a la justa electoral, y que al final deben asumir la inmensa responsabilidad de ejercer la representación popular, en una institución fundamental del Estado, como lo es la Asamblea Nacional.

Somos un segmento importante los que pensamos que hubiese sido más conveniente haber convocado primarias en todos los circuitos, aunque en muchos de ellos se hubiese llegado a un candidato único, porque los diversos sectores coincidieron en ofrecer su respaldo a un nombre en particular, como ocurrió en la Circunscripción N° 1 del estado Táchira, donde habiéndose convocado la elección primaria e inscrito dos candidatos, esta finalmente no se realizó. Allí se dio un consenso total al retirarse uno de los candidatos, quedando finalmente la representación en manos del dirigente gremial y productor agropecuario Edgar Contreras Monsalve.

La designación de un conjunto de candidatos por acuerdos en un importante número de circunscripciones, y en las listas, también tiene su valor, y es justo ponerlo de manifiesto. En muchos casos ha sido reconocimiento a luchadores valiosos, y en otros se apostó por un equilibrio de factores políticos a lo interno de la alianza opositora.

Este elemento también tiene su valor a la hora de construir una plataforma de unidad. Someter a votación todas las plazas a postular (por lista o por circuitos) terminaría excluyendo en muchas regiones, y en el balance nacional, a factores valiosos en la integración de una verdadera plataforma de unidad. Una tendencia dentro de la propia unidad, con una mayoría relativa o incluso absoluta, o dicho de otra forma, una primera minoría, podría en muchos estados terminar copando por votación todas las plazas a postular, excluyendo de la plataforma de la unidad a otros sectores cuyo aporte al todo unitario es vital para el triunfo frente al oficialismo.

Si bien esta política de equilibrios a lo interno de la MUD debió haber sido más amplia en factores, debemos destacar la importancia que ella tiene para la conformación de esta propuesta plural, que significa la oferta electoral a postular en las elecciones legislativas.

Lo perfecto es enemigo de lo bueno, dice un viejo adagio popular. Y eso es válido para este proceso de selección de candidaturas en el seno de la MUD.

Más allá de las observaciones o críticas que se le pueda hacer a dicho proceso, es digno reconocer el enorme esfuerzo que el mismo significa. Justo es destacar la madurez política, la voluntad de diálogo y de entendimiento para llegar a acuerdos y definir metodologías, que finalmente han permitido contar con una plataforma de gran envergadura, para disputarle el poder a la autocracia gobernante en nuestro país.

Cada proceso nos deja lecciones y nos invita a sacar conclusiones. Partidos, candidatos y ciudadanos debemos leer esos resultados. Quienes lograron la nominación y quienes no alcanzaron la mayoría de votos deben hacer su reflexión. Los nominados están obligados a asumir con humildad y sentido unitario sus nominaciones. Ahora representan a toda la unidad, no solo al partido o tendencia que los postuló para este proceso primario. Los votos que optaron por los otros candidatos son tan necesarios para  la victoria final como los que les han permitido ahora ser candidatos. Los que no lograron en esta ocasión su nominación deben contribuir al triunfo de los nominados. Ello los hará crecer aún más en el respeto ciudadano. Varios de ellos, perdiendo, ganaron experiencias, conocimiento y reconocimiento. Perseverar en la lucha les permitirá en un futuro logar representaciones importantes. La vida política no terminó este domingo 17 de mayo. Solo cumplimos un trámite hacia un gran objetivo.

Dispongamos, pues, a trabajar duro en la campaña que se nos avecina.

Ella es crucial para nuestro pueblo. El régimen trabaja todos  los días, usando y abusando de los recursos y resortes del poder, para dividir a los demócratas y promover la abstención entre los angustiados ciudadanos que deseamos el cambio hacia la democracia.

Es nuestro deber alertar respecto a la estrategia divisionista que impulsa el gobierno, usando para ello a personalidades que han tenido en algún momento figuración pública o responsabilidades importantes en los partidos que forman la MUD, o en el aparato del Estado.

La no fijación de fecha cierta contribuye a la creación de incertidumbre y anima a los promotores de la abstención a seguir minando el ánimo de participación de muchos electores.

Con una asistencia masiva y con una concentración del voto, con voluntad de cambio en la plataforma que se ha confeccionado en la MUD, lograremos una victoria clara, y abriremos el cauce hacia el restablecimiento de la democracia.