• Caracas (Venezuela)

César Miguel Rondón

Al instante

La seriedad de los militares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Operación ‘Aguas Divinas’ confirma el bajo nivel en el Guri”, es el título del diario oficialista Correo del Orinoco, la Artillería del Pensamiento. “Aguas Divinas” es, sencillamente, pedirle ayuda a papá Dios ante el problema de cómo los niveles del Guri están bajando. Pero la operación “Aguas Divinas” no es, como usted podría sospechar, una reunión mancomunada de todos los líderes religiosos del país más algún que otro piache que venga a hacer la danza de la lluvia. No. La operación “Aguas Divinas” es, hasta donde se nos informa, una operación en la cual un grupo de buzos se sumerge en el Guri para comprobar el nivel del agua.

Dicho nivel –especula uno que nada sabe de estos asuntos y menos de buceo– suele medirse desde arriba. El agua ha bajado o subido tantos metros, por ejemplo, según una cota referencial que está a simple vista. Pero, en el caso de la operación “Aguas Divinas”, estamos hablando de una circunstancia particular donde, para poder medir cuánto bajó el nivel de agua, hay que bucear hasta el fondo, como si este fuese cediendo. Y el detalle está en que el buzo en cuestión es nada menos que el propio general y ministro Motta Domínguez. Así es, fotos y videos nos lo muestran embutido en su traje de buzo, y a lo Mike Nelson (protagonista de El investigador submarino, una serie de televisión de mi infancia) se lanza en el agua con su tanque a la espalda para verificar el asunto. Cuando sale salpicando agua dice lo mismo que cualquiera que se haya quedado seco en la superficie: en efecto, bajó el nivel del Guri.

Esto parece un show inútil, una payasada, quizá. Y a veces a los militares les da por ese tipo de actuaciones cuando no tienen respuestas convincentes ante la opinión pública. Mas los militares en su mayoría son serios, y el asunto militar lo es aún más.

 Leo en Contrapunto.com: “La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) diversifica sus esfuerzos a través de la recién creada Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg), para contribuir con las acciones implementadas por el Ejecutivo nacional para desarrollar una nueva economía productiva. Así lo ratificó el ministro del Poder Popular para la Defensa, Vladimir Padrino López, en una entrevista en el programa radial de la emisora Tiuna 101.9 FM”. La Fuerza Armada Nacional pues, según el anuncio oficial, diversifica sus esfuerzos para contribuir a una nueva economía productiva.

La solución del país, por lo visto, tal y como se desprende de los dictámenes del actual gobierno, es, entonces, exclusivamente militar. Hasta el petróleo cae ya definitivamente en manos de los militares. Y es a ellos a quienes está protegiendo el régimen. Según la reciente sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, ningún militar, por ejemplo, no importa su rango o responsabilidad, podrá ser interpelado por la Asamblea Nacional porque por ellos solo puede hablar su comandante en jefe, léase Nicolás Maduro Moros.

Cuando Henry Ramos Allup dice que la sentencia del Tribunal Supremo es “la sentencia del miedo”, es porque, según su criterio, el gobierno no quiere que averigüen cosas. O como bien titula hoy El Nuevo País en primera página: “¿Qué oculta Maduro?”. Y si lo que más se protege es al sector militar, ¿qué es lo que están evitando que salga a la luz pública? Dice Ramos Allup que ellos van a seguir investigando todo. Leo en El Nacional: “Vamos a investigar el narcotráfico en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, a Pudreval –donde también están involucrados militares–, las pérdidas en Petrocaribe, la venta de 49% de los haberes en una filial de Pdvsa, la deuda externa, Cadivi y las empresas de maletín”. Y, recordemos, Cadivi fue manejada también por militares.

Más de uno se meterá a buzo.