• Caracas (Venezuela)

César Miguel Rondón

Al instante

Las enseñanzas de Castro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fidel Castro, el dictador megalómano, narcisista y sangriento que recién ha muerto, encontró en el embargo de Estados Unidos la gran excusa para justificar la destrucción total de la economía cubana, la miseria cubana. Está suficientemente demostrado que el embargo –si bien existió y todavía existe– no ha sido la causa real de las penurias múltiples a las que ha sido sometido el pueblo cubano.

Entre las muchas enseñanzas de Fidel Castro a Hugo Chávez –y ahora a Nicolás Maduro– esta resalta: Aférrate a una excusa, yo me aferré al embargo. Aférrate tú a la gran excusa de la guerra económica. Así, pues, Maduro exhibe una guerra que no existe de forma alguna en la realidad –a diferencia del embargo norteamericano– para justificar la desgracia económica a la que ha condenado a los venezolanos.

Hoy Últimas Noticias publica: “Hay un enorme ataque a la economía”. Cita a Maduro afirmando: “La agresión a la moneda proviene de Estados Unidos (…) Ordenan a las calificadoras de riesgo dar la puntuación a Venezuela”. Aquí hay un dilema. Una de dos: o Maduro no tiene la menor idea de lo que está diciendo, o sí la tiene y está mintiendo. Cualquiera de las dos es grave, terrible e imperdonable para los venezolanos.

Otra cita en Últimas Noticias: “Afirmó el presidente que en el 2017 se inicia la nueva economía productiva”. ¡Hasta cuándo esta farsa, esta burla al país de seguir hablando en términos de futuro, como si fuera un gobernante que recién está por tomar el poder! Ni Trump en Washington. Dieciocho años al mando y todavía se escuda en un futuro que nunca le llega. Cínicamente afirma que en el 2017 se inicia la nueva economía productiva después de dieciocho años de desgracia improductiva.

El Nuevo País en su gran titular: “Se esfuma el dinero, mientras el dólar paralelo sigue montado sobre un cohete. Los precios aumentan 1,5% diario, según el Cendas, y la inflación puede cerrar el año en 450%”. Cuando dice que va en un cohete ese dólar innombrable es porque se ha disparado en vertical y a toda velocidad. Con alarma semejante 2001 titula: “Sin querer queriendo (parafraseando al Chapulín aquél, con el que ilustra su portada) el verde paralelo subió más de 700 bolos ayer. José Guerra afirma que muchos comerciantes con inventarios cerrarán los primeros días de diciembre a ver cómo se manejan en enero. Suma la falta de efectivo como otro dolor de cabeza. Para que tengamos una idea, el pernil más majunche según cuesta 55.000 bolívares.”

Y en Konzapata, un trabajo con la firma de Roberto Deniz: “Entre enero y octubre el Cencoex apenas liquidó 113 millones de dólares a empresas del sector de alimentos. La parálisis en la liquidación de divisas explica el desabastecimiento generalizado en el mercado venezolano. Datos extraoficiales del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), confirman el desplome en las asignaciones de dólares, pese a que el gobierno insiste en el discurso de la ‘guerra económica’. Los números están muy lejos de los entre 2.000 y 3.000 millones de dólares que se requerían este año para resolver ‘estructuralmente’ el problema de la escasez, según las estimaciones de Cavidea”.

De 3.000 millones necesarios apenas se liquidaron 113 millones. Pero ya Maduro debe haber despegado rumbo a La Habana, a rendirle tributo a su maestro en esto de destruir.

Y ese, quizá, sea su verdadero “mérito” para pasar a la historia, que ni lo absolvió ni lo absolverá jamás: Castro, el hombre que destruyó no uno sino dos países, Cuba y Venezuela también.