• Caracas (Venezuela)

César Miguel Rondón

Al instante

El detalle del general

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dejemos de lado las ocurrencias del señor presidente. Esa manía de ponerle a todo género femenino, “ideos e ideas”, por ejemplo, o “periodistas y periodistos”. Si existiese Radio Rochela, Maduro sería mejor.

Vayamos a lo medular, a lo que realmente importa. El Universal nos trae hoy en primera página: Propuesta de unificación cambiaria cobra fuerza en diputados y GobiernoEsta materia viene siendo analizada y continúan las reuniones sobre el tema. En momentos en que recién comienza en la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico el análisis sobre el Proyecto de Ley de Presupuesto y la Ley Especial de Endeudamiento 2016, cobra vigencia para lo que resta de año, marchar hacia una unificación cambiaria, por cuanto se admite, desde el Parlamento y en voceros del Ejecutivo, que resulta difícil mantener los tipos de cambio a 6,30; el Sicad alrededor de 13 bolívares por dólar y el Simadi en torno a 200 bolívares por dólar.”

Recuerdan que cuando Rafael Ramírez era el zar, el todopoderoso en materia economía, vicepresidente y demás, ya había adelantado algo en este sentido. Incluso hizo un showroom, entendemos que muy exitoso, en Londres. Subir el precio de la gasolina también estaba enrtre las medidas que manejaba con insistencia. Pero ya sabemos cómo terminó, lo sacaron del área económica, perdió influencia, fue a la cancillería y ahora terminó relegado en Washington.

Uno siente, entonces, que el tiempo no avanza, que el gobierno, como el perro aquel que trata de morderse la cola, sólo gira sobre sí mismo. Y vuelve la propuesta de la unificación cambiaria. ¿Ahora sí se atreverá Maduro? Veremos.

Más abajo, el mismo diario trae otra noticia que hay que leer con cuidado: “Parámetros del BCV para reducir la inflación”. Ya casi parece la búsqueda de la piedra filosofal. Las autoridades del Banco Central de Venezuela (BCV) estudian mecanismos, conjuntamente con el Ejecutivo Nacional, para reducir los niveles de inflación en nuestro país. Son diversos los aspectos de política monetaria y cambiaria que se analizan para lograr las metas macroeconómicas en el 2016, con énfasis en elevar la actividad productiva y aumentar la oferta de bienes y servicios; mitigar los efectos inflacionarios y alcanzar la estabilidad de la moneda nacional.” Maravilloso. Por fin algo sensato. ¿Pero de verdad lo van a hacer? “Elevar la productividad”, ya el mero enunciado de la frase es un reconocimiento de que toda la política económica, desde Hugo Chávez hasta acá, no ha sido más que un fracaso, un disparate, por decir lo menos. “Mitigar los efectos inflacionarios”. ¿De qué manera? Si el gobierno, en este tormento de la recta final de la campaña electoral, sólo ha optado por aumentar los sueldos 30%, haciendo caso omiso del duro impacto inflacionario de esta medida. “La estabilidad de la moneda nacional”. ¿De verdad van por la unificación cambiaria? Uno no sabe si estos son anuncios de gente aislada, sin mayor influencia dentro del régimen, o si son propuestas con miras electorales. O ambas, quizá. En todo caso, ¿quién está detrás de esto? ¿El General Rodolfo Marco Torres?

Y, a propósito del general, es noticia en Konzapata.com algo insólito. Leo la nota que firma Juan Antonio Avellaneda, desde Londres: El Ministro de Finanzas no se explica por qué no suben los bonos de Venezuela. La República pagó. No hubo default en 2015. Pero el Ministro se queja. Y en Finanzas, Ministro, esto tiene un nombre: “los mercados descontaron la noticia”. Es decir, estos pagos no son ninguna sorpresa. Eran esperados y los mercados como siempre se anticipan. El problema, Ministro, es el futuro. Las expectativas.”

Sí, usted pagó, General, se esperaba que pagase. Pero el año entrante tiene que pagar mucho más. Por eso no suben nuestros bonos, porque las expectativas a futuro son terribles, nadie confía en el gobierno. El problema es que entre 2016 y 2017 se deben cancelar 20 mil millones de dólares en deudas con reservas en apenas 15 mil millones y con el oro bajando de precio.

Un tuit ayer, a propósito de esto, me resultó elocuente: “El ministro de Finanzas no se explica por qué no suben los bonos de Venezuela. Lo que no se explica es que un Ministro no se explique lo anterior”. Ese es el detallito.