• Caracas (Venezuela)

César Miguel Rondón

Al instante

¿Cómo creerle?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El titular del Diario 2001 es elocuente: “Maduro dice que viene buchón. El jefe del Estado asegura que consiguió los recursos necesarios para que el país continúe su rumbo. En su segunda visita a Moscú durante esta gira fue recibido por el Presidente Vladimir Putin”.

Hay algo curioso en esto, en la gira fue dos veces a Rusia y sólo en la segunda Putin lo recibió. Pero dejemos ese detalle de lado. El diario oficialista Vea: “El país mantendrá su ritmo de estabilidad económica” afirmó el presidente Maduro luego del encuentro que sostuvo con Vladimir Putin. Recalcó el mandatario nacional que los recursos logrados son suficientes para que el país mantenga su ritmo de inversiones, importación y estabilidad económica”.

Muy bien, pero hay un detalle: la falta de crédito que tiene la palabra del señor Presidente.

Cuando empieza a acentuarse la caída de los precios del petróleo, Maduro, altisonante, afirma que de ninguna manera –“¡Así los precios lleguen a cero!”- va a haber dificultades en el país. Pues esas palabras resultaron evidentemente huecas, porque la economía venezolana, tan dependiente de los precios del petróleo, se resintió de manera dramática.

Entonces el presidente decide salir a buscar recursos, léase: cash, dinero fresco. Va a su primera gira, se detiene en Rusia donde nadie lo esperaba y el vicecanciller ruso es quien le recibe. Nada. De allí sigue a China donde busca nada menos que 20 mil millones de dólares. Los chinos no parecen estar de acuerdo y le responden que solo invertirán en algunos proyectos que ellos deciden. Proyectos, por ejemplo,  como ponerle las manos por competo a la CVG. Nada de allí se concreta.

Va luego a los países árabes donde la situación es bastante peor. La posición de los árabes, en especial de Arabia Saudita, es que no van a bajar la producción para lograr subir los precios del petróleo. En Qatar, el presidente ya había dicho que había logrado el “alivio”. (Llama la atención que un presidente utilice esta palabra. Usted se alivia cuando logra salir de una carga, de una angustia. Eso evidencia que el presidente estaba –o está- muy  atormentado, de allí que afirme en Qatar que “logró el alivio”) Pero si el presidente se alivió en Qatar, ¿por qué tuvo que ir después a Argelia y volver a Rusia?

Sin embargo, lo de Qatar no fue cierto. Apenas hoy leemos en El Nacional: “Qatar empieza a analizar la posibilidad de financiar”. En otras palabras, al presidente Maduro no le dieron nada en Qatar; a lo sumo promesas. ¿Mintió entonces?

Y ahora vuelve a Rusia. Ahora sí se reúne con Vladimir Putin, que, como ya comentábamos, está en tantas dificultades económicas como el propio Maduro. La situación rusa es difícil y complicada. ¿Qué le planteó Maduro a Putin? ¿Putin le ofreció dinero? ¿Le ofreció recursos como para que regrese buchón?

Llama la atención que el presidente no da detalles, y cuando usted no da detalles y se queda en palabras vagas, huecas, es muy difícil creerle y eso levanta cualquier cantidad de sospechas.

Comenzamos el comentario con el titular del 2001. En un cintillo, al final del titular, se destaca algo importante: “Rusia no bajará la producción de petróleo para subir los precios”.

Allí también fracasó.