• Caracas (Venezuela)

César Miguel Rondón

Al instante

Gracias, Colombia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Leo en Analitica.com: “Este domingo “Gracias Colombia” se volvió tendencia en las redes sociales, pues los venezolanos que lograron cruzar la frontera en Táchira, por segundo fin de semana consecutivo, lograron comprar alimentos, medicinas y otros productos que en el país no se consiguen como consecuencia de la crisis social y económica”.

¡Gracias Colombia! En otras palabras, qué nos haríamos si no tuviéramos a Colombia. Me viene a la memoria una vieja publicidad de un local comercial llamado Pepeganga: “¿Qué pasaría en Venezuela si no existiera Pepeganga?” Un comercial de los tiempos de la abundancia. Ahora no es Pepeganga, es Colombia. Gracias a la hermana república que vuelve a abrir lo que ellos definen como “corredor humanitario”.

“Venezolanos agradecen a Colombia por vender medicamentos y alimentos”, es el tenor de los titulares de hoy lunes. En El Pitazo.com: “Migración colombiana calcula que 120 mil venezolanos han cruzado la frontera en 15 días”. Según cifras manejadas por Migración de Colombia, más de 120 mil personas habrían ingresado a ese país por los puentes internacionales en tan solo 15 días, para comprar alimentos y medicinas. La información la dio a conocer el gobernador del Norte de Santander, William Villamizar quien precisó que el domingo pasado ingresaron 35 mil venezolanos, ayer sábado unos 34 mil y este domingo estiman que superará los 50 mil. “El retorno también ha sido masivo, nada más compran se están devolviendo a Venezuela”, agregó.

En este cuadro, ¿volverá el cínico de Vielma Mora a decir que estas 120 mil personas fueron a Colombia a saludar amigos y a divertirse? ¿Podrá el gobierno finalmente, sus personeros, ver la realidad, el peso dramático que hay detrás de estos ríos de gente cruzando la frontera? O se limitarán a actitudes tan absurdas como la de Ultimas Noticias que hoy publica la foto de un anaquel vacío. Dos amas de casa observan y la leyenda que dice: “Ni tan barato comprar en Cúcuta. Aunque se consiguen productos que aquí escasean, pero los tienen los bachaqueros, los venezolanos que pasaron ayer la frontera de Colombia debieron sacar bien sus cuentas y patear calle para poder resolverse”. Esta es una manera, estúpida por demás, de darle la espalda a lo que realmente nos está pasando. Porque, recordemos, no son solo alimentos, son también medicinas, artículos de higiene personal, artículos de todo tipo, en fin.

 

¿Por qué hemos llegado a esto? El Tiempo, en Valera, destaca: “El desespero hacia Colombia refleja la hambruna en el país. La bancada opositora de la Asamblea Nacional manifestó que el cruce masivo de personas, desde el estado fronterizo de Táchira hacia la ciudad colombiana de Cúcuta, es una demostración de que los venezolanos tienen hambre y padecen una severa crisis de escasez de alimentos”. Pero no es solo la gente de la frontera. El Nacional afirma que vinieron personas de Falcón, Lara, Carabobo y hasta Caracas para poder comprar en Colombia.

Ahora, ¿este proceso por qué se da? En Konzapata.com, Elvia Gómez entrevista al diputado Carlos Berrizbeitia: “En el caso de la importación de alimentos hay que relacionar a los generales Carlos Osorio y Rodolfo Marco Torres. Invitamos a Osorio y Marco Torres para que vinieran (a la Asamblea) con el fin de darnos una explicación, pero no vinieron. Toda la compra de alimentos se hizo sin licitación, sin consulta de precios, a dedo y triangulando siempre con las mismas personas. El General Osorio es el responsable de toda la cadena de distribución, compra venta interna en el país, y también es responsable por los 2.000 millones de dólares de “pudreval”, afirmó el diputado.

Generales que estaban al frente del despacho de alimentación y que deberían darle la cara al país, no solo por la inmensa, mil millonaria cantidad de dólares que manejaron, sino porque después de esas cifras obscenas el país está pasando hambre. Pero los militares son militares y no dan explicaciones. Y ahora, con Padrino López en la cúpula, menos.

Lo último de Padrino lo publica Tal Cual. Declaró el sábado, mientras inspeccionaba una planta productora de leche, huevos y carne en El Tunal, Estado Lara: “Se trata de controlar todos los procesos en todo el país, no interviniendo sino controlando los procesos (sic). En caso de que se necesario intervenir, se intervendrá.” La Gran Misión Abastecimiento Soberano y Seguro, activada por el Gobierno Nacional el pasado 11 de julio, según Padrino López, “permitirá combatir las distorsiones en la economía nacional y mejorar la distribución en el país”.

De nuevo el diagnóstico está equivocado. El problema, General, no es distribuir, el problema es producir.