• Caracas (Venezuela)

Carlos Paolillo

Al instante

Territorio rebelde

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La publicación del libro El cuerpo como territorio de la rebeldía, editado por Unearte en 2006, reveló a su autora Julie Barnsley, bailarina de sorprendente registro expresivo y creadora de complejos universos emocionales, como una insospechada escritora poseedora de sólido discurso reflexivo sobre la danza escénica, un arte en extremo pragmático en su ejercicio cotidiano, aunque portadora de  bases teóricas fundamentales con frecuencia desconocidas u olvidadas por sus propios hacedores. 

Barnsley en su texto, cuya segunda edición revisada y aumentada acaba de aparecer bajo el mencionado sello editorial universitario, propone una visión del cuerpo que no distancie las energías instintivas que lo impulsan de las intelectuales, sino que las una y fortifique en un solo e indivisible propósito expresivo. En sus palabras subyace la propuesta de conciliar los elevados valores corpóreos unidos a la espiritualidad de Oriente con los físico-lúdicos cercanos al divertimento imperantes en Occidente.

Para la bailarina, la danza representa un inextinguible proceso de indagación en la interioridad humana. Sus creaciones plantean estados psicológicos extremos y situaciones de conflictividad insalvables, así como vínculos interpersonales improbables. Según sus palabras, la invitación a través de este libro es a revisar el violento tratamiento, los conceptos erróneos y el, a su juicio, trágico legado de la danza occidental al insondable binomio cuerpo-mente. Su postura la ubica en una acera frontal, además de solitaria, en relación con las generalizadas consideraciones sobre lo corporal-estético, epidérmico y desaprensivo en la sociedad global de principios del siglo XXI.

También estas páginas llevan consigo un exhorto al nuevo bailarín a trascender el mero movimiento dramático, plástico o tan sólo virtuoso, hasta llegar al mundo de las ideas expresadas a través de la literatura, es decir, a plasmar en escritura su universo de vivencias y convicciones, planteamiento aún más ambicioso al tomar en cuenta la intrincada y cerrada relación cuerpo e intelecto que, en general, opera entre los intérpretes de la danza, que rara vez llega a manifestarse más allá de un movimiento sorprendente desde el punto de vista de la ejecución o estéticamente regocijante.

Acción Colectiva (Aktion Kolectiva), el proyecto de investigación, creación y también análisis y reflexión de Julie Barnsley, le sirve a la autora de marco vivencial dentro del cual formular sus planteamientos y asentar sus postulados teóricos. Su libro no se limita a narrar vivencias de intérpretes y creadores y se interesa en proponer una reflexión sobre el cuerpo originario, histórico, social, ético y estético, enfrentando visiones de la danza rigurosas y principistas con otras  tenidas como formales y complacientes.

La acuciosidad con la que Julie Barnsley traslada a palabras su particular sentir y pensar el movimiento queda plasmada con contundencia en El cuerpo como territorio de la rebeldía, obra que constituye un estímulo para el ejercicio de la escritura sobre la experiencia de danzar por parte de sus mismos oficiantes y un compromiso de asumir su sensible modo expresivo con dignidad y grandeza.