• Caracas (Venezuela)

Carlos Nieto Palma

Al instante

Venezuela en la mira de la OEA

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


Después de una gran incertidumbre creada en torno a la aplicación o no de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela, el pasado martes el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, presentó un informe al Consejo Permanente de la OEA actuando en lo establecido en el artículo 20 de la Carta en caso de que “se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático” y que autoriza al secretario general o a cualquier Estado miembro a pedir la convocatoria inmediata del Consejo Permanente. Esta “invocación” o “activación” de la Carta abre un proceso en el que serán los 34 Estados miembros los que decidan si, como él, consideran que se ha producido esa “alteración” y las medidas a tomar al respecto, esta reunión se va a efectuar entre el 10 y 20 de junio.

En la carta enviada por el secretario general de la  OEA al Consejo Permanente establece que este consejo “según la situación, podrá disponer la realización de las gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la normalización de la institucionalidad democrática. Si las gestiones diplomáticas resultaren infructuosas o si la urgencia del caso lo aconsejare, el Consejo Permanente convocará de inmediato un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General para que esta adopte las decisiones que estime apropiadas, incluyendo gestiones diplomáticas, conforme a la Carta de la Organización, el derecho internacional y las disposiciones de la presente Carta Democrática. Durante el proceso se realizarán las gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la normalización de la institucionalidad democrática. Este procedimiento deberá atender la “alteración del orden constitucional” y como la misma afecta gravemente “el orden democrático” de la República Bolivariana de Venezuela lo cual se sustenta en las denuncias formuladas a la Secretaría General por la Asamblea Nacional de Venezuela”.

La Carta Democrática Interamericana fue aprobada en Lima, Perú, el 11 de septiembre de 2001 por unanimidad en la Asamblea General del organismo en Lima, un poco después del gobierno autocrático de Alberto Fujimori en Perú, que se apartó de las reglas democráticas llegando incluso a disolver el Congreso Nacional de ese país.

En este instrumento se define, por primera vez, lo que los países miembros de la OEA consideran los elementos esenciales de la democracia, además establece procedimientos para seguir no solamente cuando la democracia se interrumpe totalmente, como en un golpe de Estado, sino cuando el orden democrático ha sido seriamente alterado y la democracia está en riesgo. Los elementos esenciales democráticos acordados por los gobiernos, sirven de base para evaluar las desviaciones.

Pienso que para entender con más precisión las razones por las cuales se está solicitando la aplicación en Venezuela la tenemos en el contenido de su artículo 3: “Son elementos esenciales de la democracia representativa, entre otros, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al Estado de Derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos”.

Es claro que en nuestro país no se cumplen los principios fundamentales establecidos en la Carta Democrática, no hay respeto a los derechos humanos ni a las libertades fundamentales y mucho menos separación e independencia de poderes, lamentablemente con excepción de la Asamblea Nacional todos los demás poderes públicos se han aliado al Ejecutivo para instaurar en Venezuela una dictadura de nueva generación.

Si bien es cierto que la aplicación de la Carta Interamericana no va a sacar a Maduro del poder, ni va a hacer que los cascos azules, ni ningún otro organismo militar invada Venezuela, no es menos cierto que la presión internacional, además de las sanciones, en su mayoría de carácter político, serán de vital importancia en el retorno a la democracia.

Quisiera rescatar las recomendaciones que hace el secretario general de la OEA en su informe presentado sobre la situación de Venezuela y donde establece lo que debería de hacerse para el retorno a la democracia y estos son: 1. Referéndum revocatorio en este año 2016. 2. La liberación de todas las personas aún detenidas por razones políticas. 3. Que el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo resuelvan conjuntamente, conforme a sus competencias, de manera inmediata la situación de vulneración de los derechos básicos de la población como acceso a alimentos y servicios de salud. 4. Exhorta al Poder Ejecutivo y al Legislativo a trabajar conjuntamente a fin de dar cumplimiento a la obligación del Estado de brindar estándares suficientes de seguridad a sus ciudadanos. 5. Exhorta al Poder Ejecutivo a eliminar toda forma de incumplimiento de los preceptos constitucionales y políticos respecto al equilibrio de poderes del Estado. En ese sentido solicitó se detenga inmediatamente el ejercicio del bloqueo permanente del Poder Ejecutivo respecto de las leyes aprobadas por la Asamblea Nacional, así como asegurar la vigencia de las leyes que han sido aprobadas hasta ahora. 6. Recomendó una nueva integración del TSJ para la cual deberán trabajar conjuntamente el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo conforme a sus competencias dado que la actual integración está completamente viciada tanto en el procedimiento de designación como por la parcialidad política de prácticamente todos sus integrantes. 7. Exhortó a la creación de un mecanismo independiente de combate contra la corrupción integrado por expertos internacionales independientes apoyados en el sistema de Naciones Unidas y/o OEA. 8. Exhortó a incorporar a la Comisión de la Verdad el apoyo técnico y la representación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Por ahora solo queda esperar qué va a pasar con el correr de los días y cómo transcurren las deliberaciones en el Consejo Permanente de la OEA, estamos claros en que la aplicación de la Carta Democrática Interamericana no va a sacar al régimen de un sopetón como muchos esperan, pero sin dudas será un punto de quiebre de esta dictadura para retomar a la democracia.