• Caracas (Venezuela)

Carlos Nieto Palma

Al instante

Venezuela y sus aspiraciones en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ministra de Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, acaba de anunciar que Venezuela va a aspirar a la reelección del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para el periodo 2016-2018. Venezuela es miembro del Consejo de Derechos Humanos desde el periodo 2013-2015.

Según la canciller de la República en declaraciones dadas expresó: “Sabemos que el modelo venezolano es de los pocos en el mundo que contempla la garantía, la protección de los derechos humanos en sus sistema constitucional, y más allá de contemplarlos en su ordenamiento constitucionalmente, sabemos que el tema de los derechos humanos es letra viva en la vida cotidiana de los venezolanos”.

El Consejo de Derechos Humanos es un organismo intergubernamental de las Naciones Unidas encargado de fortalecer la promoción y protección de los derechos humanos en todo el mundo y para hacer frente a situaciones de violaciones de los derechos humanos y formular recomendaciones sobre ellos. Tiene la capacidad de discutir todas las cuestiones temáticas relativas a los derechos humanos y situaciones que requieren su atención durante todo el año. Se reúne en la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra.

El Consejo está compuesto por 47 Estados miembros de las Naciones Unidas que son elegidos por la Asamblea General de las Naciones Unidas. El Consejo de Derechos Humanos sustituyó a la antigua Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y fue creado en el año 2006.

Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, 12 de marzo de 2007, en la inauguración del 4º periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos señaló: “Todas las víctimas de violaciones de derechos humanos deberían poder considerar el Consejo de Derechos Humanos como foro y trampolín para pasar a la acción”.

Indudablemente, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU es el organismo más importante con que cuenta la Organización de Naciones Unidas para defender los derechos humanos de los ciudadanos del mundo.

Un año después de celebrar su primera reunión, el 18 de junio de 2007, el consejo adoptó su “paquete de construcción institucional” que proporciona elementos que guían su trabajo futuro. Entre estos se destaca el nuevo mecanismo de examen periódico universal, a través del cual se examinará la situación de los derechos humanos en los 192 Estados miembros de las Naciones Unidas. Por cierto, a Venezuela el próximo año le corresponde su examen periódico universal.

Un buen grupo de organizaciones no gubernamentales de derechos humanos, tanto nacionales como internacionales, se han opuesto a esta reelección de Venezuela en el Consejo de Derechos Humanos en un extenso comunicado basado el mal desempeño de Venezuela en materia de derechos humanos, incluso como miembro del Consejo de Derechos Humanos actualmente; dicho comunicado lo apoyamos y suscribimos en su totalidad, un país violador de derechos humanos de manera consecuente como Venezuela no debe integrar el principal organismo de derechos humanos de la ONU.

Para las organizaciones firmantes del comunicado, “las prácticas de derechos humanos del gobierno venezolano, su repudio al trabajo realizado por organismos internacionales de derechos humanos y la forma en que ha votado en el Consejo de Derechos Humanos durante los tres últimos años hacen que sea inadecuado que Venezuela ocupe un lugar en el Consejo.

Mientras Venezuela integró el Consejo de Derechos Humanos, el gobierno venezolano vulneró seriamente estándares fundamentales de derechos humanos que ese mismo órgano debería promover. En 2014, miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas reprimieron brutalmente manifestaciones mayormente pacíficas durante varias semanas. Las fuerzas de seguridad detuvieron arbitrariamente a manifestantes y transeúntes, los sometieron a severas golpizas y torturas durante su detención y les negaron garantías básicas de debido proceso.

El gobierno también detuvo y persiguió penalmente de forma arbitraria a políticos opositores y críticos menos conocidos, inició acciones penales por difamación en contra de propietarios y periodistas de medios de comunicación críticos, y hostigó e intimidó a defensores de derechos humanos que cuestionaron estos y otros abusos de poder.

Además de su indiferencia por las libertades fundamentales dentro de sus fronteras, el gobierno venezolano ha rechazado que diversos órganos internacionales de derechos humanos realicen una evaluación genuina de la situación en el país. Durante más de una década no ha permitido que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos visite Venezuela, ni que lo haga ninguno de los relatores especiales de la ONU desde 1996. El Estado denunció la Convención Americana sobre Derechos Humanos en 2012, e impidió así que los venezolanos que sufren abusos puedan solicitar la protección de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. También rechazó recomendaciones clave sobre la situación de los derechos humanos en el país emitidas en el marco del Examen Periódico Universal llevado a cabo por el Consejo de Derechos Humanos en 2011, y no cumplió cabalmente con aquellas recomendaciones que sí aceptó.

Además, Venezuela ha tenido uno de los peores récords de votación en el Consejo de Derechos Humanos. De forma reiterada, ha rechazado resoluciones sobre países destinadas a abordar graves violaciones de derechos humanos, como aquellas que trataban sobre Bielorrusia, Irán, Corea del Norte, Siria, Sri Lanka y Ucrania, que fueron apoyadas por otros gobiernos latinoamericanos. En el Consejo de Seguridad de la ONU, Venezuela bloqueó la aprobación de medidas para detener abusos en Sudán del Sur y Siria”.

Por ultimo, las organizaciones afirmaron que reelegir a Venezuela como integrante del Consejo de Derechos Humanos enviaría el peligroso mensaje de que la comunidad internacional es indiferente a las violaciones de derechos humanos cometidas por el gobierno venezolano y a su rechazo de los mecanismos internacionales de derechos humanos. También sostuvieron que la reelección de Venezuela sugeriría que los principios que se pretendía proteger al crear el Consejo de Derechos Humanos no merecen ser tomados en serio.

Esperaremos a ver qué sucede, si dentro de los países miembros de la ONU priva la cordura Venezuela no debería de estar nuevamente en el Consejo de Derechos Humanos.

 

cnietopalma@gmail.com

@cnietopalma