• Caracas (Venezuela)

Carlos Nieto Palma

Al instante

Hacinamiento carcelario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El hacinamiento de las cárceles venezolanas es uno de los muchos problemas que sufren nuestras prisiones, que cada día tienden a agravarse más, esto ante la indiferencia absoluta de nuestras autoridades, quienes solo se dedican a mentir y embaucarnos con sus grandes proyectos de nuevas infraestructuras que nunca se concretan.

Para que nos demos una idea de la gravedad del problema, debemos saber que Venezuela tiene una población penitenciaria entre hombres y mujeres que más o menos es de 55.000 reclusos, la capacidad de nuestras cárceles es solo para 19.000 personas, así que estamos hablando de un hacinamiento que ronda 190%, en penitenciarismo tener más de 30% de hacinamiento se considera crítico.

Este hacinamiento crítico de nuestras cárceles donde unos duermen encima de otros, en los pasillos, en el techo y en cualquier sitio que ustedes se puedan imaginar, son un caldo de cultivo para la constante violencia que se vive en nuestras cárceles, no hay que olvidar que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en un informe que presentaron recientemente, señaló a Venezuela como tener las cárceles más violentas del continente.

En el Proyecto de Humanización del Sistema Penitenciario a ser desarrollado entre (2006- 2011) se contempló la construcción de 10 nuevas comunidades penitenciarias, 10 centros penitenciarios de producción socialista y 5 centros  de producción socialista de máxima seguridad. 25 nuevos recintos en total. De esto solo se inauguró o remodeló el Centro Penitenciario de Tocuyito (2007), la Comunidad Penitenciaria de Coro (12/07/2008), Centro Penitenciario Terrazas de Yare III (Anexo) (06/082009) y el Centro Penitenciario Femenino de la Región Insular (20/12/2009), los 21 restantes quedaron solo en proyecto y en papel pero nunca se construyeron a pesar de que los recursos estaban asignados.

Para aumentar los males, cinco penales han sido clausurados desde la creación del Ministerio para el Servicio Penitenciario, el 26 de julio de 2011: Casa de Reeducación y Trabajo Artesanal “La Planta”, Internado Judicial de Coro, Cárcel Nacional de Maracaibo “Sabaneta”, Internado Judicial de Los Teques, Internado Judicial de Cumaná y otras han sido desalojadas para refaccionarlas, cuestión que lleva ya bastante tiempo sin terminarlas. Es importante destacar que ningún recinto penitenciario ha sido inaugurado, han parapetado algunos para que les creamos que hacen mucho.

Con la gravedad del hacinamiento carcelario, el presidente de la república Hugo Chávez dictó el Decreto N° 928 publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela en fecha 18/12/12 la emergencia en materia penitenciaria por considerar: “Que es urgente e inaplazable para enfrentar la crisis carcelaria tomar medidas impostergables requeridas para realizar las transformaciones del sistema carcelario, en lo que toca a estructuras, construcción, rehabilitación y dotación de la infraestructura física, así como los bienes y servicios que permitan a los establecimientos penitenciarios del país, en el menor tiempo posible, garantizarles a la población privada de libertad, los medios y recursos suficientes para una existencia digna”.

El 03/06/12 la ministra Iris Varela declaró al periodista Eligio Rojas de Últimas Noticias que “en 2 años construiría 24 cárceles”, casi 3 años después seguimos a la espera de la primera. En abril de 2013 a raíz del cierre de la cárcel de Sabaneta anunció la construcción de una nueva en la isla de Providencia en Zulia, tampoco fue construida.

En noviembre de 2014 la ministra anunció la apertura de nueve nuevos recintos, ocho para procesados y una Comunidad Penitenciaria en Carabobo, que por cierto tiene como ocho años en construcción y aún no la finalizan.

Para terminar sería bueno que la Contraloría General de la República, la Asamblea Nacional y los organismos a que les competa investigaran todo esto, porque los anuncios hechos eran con dinero en mano y el Decreto de Emergencia en Infraestructura Carcelaria le daba amplios poderes de disposición, designando a dedo a los que harían las cárceles, sin licitación, ni ningún requisito. ¿Dónde están esos reales? Porque para lo que se otorgaron no se usaron…

 

cnietopalma@gmail.com

@cnietopalma