• Caracas (Venezuela)

Carlos Nieto Palma

Al instante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ser defensor de derechos humanos es una de las carreras más peligrosas que existen en gran parte del mundo. Un gran ejemplo lo tenemos en nuestro vecino país Colombia, y en muchos lugares de Centroamérica, donde día a día vemos defensores secuestrados, perseguidos y hasta muertos, por su lucha por la dignidad y el respeto de los derechos humanos de los demás.

En Venezuela basta citar tres hechos trascendentales, entre muchos que hemos tenido y donde la acción seria y honesta del trabajo de defensores y organizaciones de derechos humanos han dejado demostradas las graves violaciones de derechos humanos cometidas en esa época y que nunca podrán ser olvidadas en la historia jamás: el caso de la Masacre de el Amparo dirigido por Ligia Bolívar y el equipo de Provea; el Caracazo y Retén de Catia, llevado por Cofavic, todos con sentencia condenatoria por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, lo cual nos demuestra que sabemos trabajar en este álgido tema.

La defensa de los derechos humanos en los últimos tiempos se ha prostituido o desvirtuado, todo el mundo se hace llamar defensor de derechos humanos y aunque son grandes profesionales con agrado y algunos conocimientos generales de los derechos humanos, yo los llamaría “activistas de derechos humanos”, sin ánimos de ofender. El movimiento de derechos humanos necesita millones de activistas que apoyen día a día el trabajo que desde la calle suban junto a nosotros a patear cerros, visitar comunidades rurales y explicarles qué son los derechos humanos, cómo defenderlos y comprometerlos a crear grupos de apoyo y difusión, visitar el interior del país donde el desconocimiento del tema es mayor y las organizaciones regionales necesitan más apoyo.

Si existieran más defensores de derechos humanos que se ocuparan  de verdad de defender al pueblo y salir menos en los medios de comunicación o de pelearse entre ellos mismos y fomentar la desunión, y si los pocos fondos de cooperación que existen no se repartiera como siempre entre el mismo club de panas, las cosas cambiarían.

traño mis inicios como Defensor de Derechos Humanos, éramos muy pocos y la armonía, camaradería brotaba a flor de piel, el que se metía con uno se metía con todos, hoy en día siento que más bien buscan es como meterte el pie, la zancadilla para que te caigas y te salgas de su camino porque puedes estarle estorbando en sus planes.

Para no hablar solo de los defensores de la vieja guardia y no por viejos, tenemos excelente talento que nos da fe en que si hay esperanza, solo por citar unas cuantas nuevas organizaciones, tenemos a Control Ciudadano dirigida por una guerrera como Rocio San Miguel, El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social que lideriza Marco Antonio Ponce, Paz Activa dirigida por Luis Cedeño, PROPAZ de Luis Bernardo Guevara, las universidades ya han comenzado la creación de sus Centros de Derechos Humanos, la UCAB fue la pionera en esto, la UCV, la LUZ en el Zulia y esperamos que otras sigan su ejemplo y llenemos el país de “ Defensores y Activistas de Derechos Humanos” para enfrentar a los violadores de derechos humanos que cada día nos acosan mas.

Para los que no están enterados la Universidad Central de Venezuela  desde hace mas de 12 años cuenta con el único Post Grado totalmente presencial para optar al título de “Especialista en Derechos Humanos” , y la Universidad Católica Andrés Bello tiene varios diplomados organizados por el Centro de Derechos Humanos de esa casa de estudios.

¿Acaso esto no tiene solución? Si hay pero la tenemos nosotros mismos,  que comenzar a buscar, pareciera que no nos damos cuenta que vienen por nosotros y que la represión, persecuciones, descalificaciones hace rato comenzaron sino veamos las barbaridades que dice el Presidente de la Asamblea Nacional en su programa de VTV.

No aspiro un encuentro que parezca una asamblea o fiesta o donde vaya la gente a tomar café y comer dulcitos, los Defensores y mi aspiración propia es crear espacios para escucharnos y saber que opinamos, esto es una tarea urgente.


cnietopalma@gmail.com