• Caracas (Venezuela)

Carlos E. Aguilera Arteaga

Al instante

La inmoralidad del régimen chavista

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

26 de julio 2015

“El imperio de la dependencia fue creado por Hugo Chávez, con falsas promesas, y mintiendo para que lleguen a arrodillarse ante el gobierno y ante él. Dándoles peces, pero sin permitirles pescar declaraciones del entonces Cardenal argentino, Jorge Mario Bergoglio, hoy, Papa Francisco

La inmoralidad, negligencia e ineptitud de quienes militan en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV),en el manejo de la cosa pública en cargos de altas responsabilidades, desde la Presidencia de la República, hasta gobernaciones, alcaldías, Poder Judicial, Asamblea Nacional, Fiscalía General de la República, Consejo Nacional Electoral, Defensoría del Pueblo, Contraloría General y empresas del Estado, entre otras, ha permitido a los venezolanos observar desalentadoramente la irresponsabilidad, ineficacia e ineficiencia de sus titulares en el ejercicio de sus funciones, a lo largo de estos 16 años, en los que se sembró expectativas que se quedaron sin respuesta, debido a la inequidad, impudicia y corrupción en todos los niveles.

En amena lectura del libro Buena y mala vecindad, cuyo autor es el escritor y ex canciller mexicano Isidro Fabela, encuentro una frase: “¡Cuánto vale el respaldo de un gobierno libre y soberano, con nuestros mismos principios y con nuestros mismos ideales!”. Y nada más cierto, cuando observamos a un gobierno teñido con un seudonacionalismo, confundido con teorías peregrinas; invocando la supuesta defensa de lo propio con inaudita provocación a empresas y poderes en un país en el que proliferan los grandes negocios, el lucro a todo trance, la voluptuosidad de meter la mano en los caudales públicos, la pequeñez humana, el terror, la ignorancia y un sin fin de males, que nos aquejan, todo lo cual se transforma en un repudio total e infinito, que muchos estiman culminará el próximo 6 de diciembre cuando se celebren las elecciones parlamentarias, y hombres y mujeres de la oposición, tomen asiento en el hemiciclo del recinto legislativo, concebido en democracia para aprobar las leyes y no para denostar, maltratar, humillar y agredir, a quienes no comulgan con la mal llamada revolución socialista, bolivariana y marxista, que el difunto Chávez el 30 de enero de 2005 en el Foro Social Mundial celebrado en Sao Paulo, Brasil, mencionó como el socialismo del siglo XXI, cuyo tutor fue Heinz Dieterich Steffan, asesor primigenio y que posteriormente terminó divorciándose del proyecto venezolano, por considerarlo ajeno a los principios doctrinarios contemplados en el mismo.

El mito de Sísifo fue tratado en forma magistral por el escritor francés Albert Camus, en una de sus obras de 1942, como símbolo de la trágica condición humana. Surgía de la comprensión que, dentro de la mitología griega, Sísifo encarnaba la astucia y la rebeldía del hombre frente a los designios de los dioses. Esto resulta aleccionador porque se debe entender que así como Sísifo fue condenado por Zeus a empujar eternamente por la ladera de una colina de los infiernos una roca que caía de nuevo al llegar a la cima, también en nuestro país se están dando acontecimientos que se los puede parangonar con la leyenda. Observamos por ejemplo, los privilegios de los que disfruta una selecta cofradía de privilegiados seudo revolucionarios, que por la nigromancia convierten la basura en oro, ante los ojos de un país que se mantiene en vilo, como consecuencia de la grave situación económica, política y social que vive en los actuales momentos. Muestran, sin duda alguna, una inmoral conducta, sin talento y exageradas brutalidades con graves estropicios contra la dignidad del ser humano, las cuales vejan y humillan a un pueblo cansado de tanta barbarie y abuso de poder.

A todo lo anteriormente señalado, se suma el burdo pretexto del régimen que acusa del desastre, que lo etiqueta como “la guerra económica”, a supuestos paramilitares colombianos a cuya cabeza colocan al ex presidente colombiano Álvaro Uribe. Y qué hablar de la inseguridad, que carcome las entrañas del pueblo, que cada día a lo largo y ancho de toda su geografía, contempla con estupor, indignación y dolor, como hombres, mujeres y niños, caen abatidos por las balas de delincuentes, sicarios y hasta de los propios miembros de los distintos cuerpos policiales, llámese Cicpc, PNB, Guardia Nacional, Sebin, etc, tal como lo recogen los medios de comunicación independientes en las páginas de la crónica roja, al extremo, de que en un lapso de 48 horas fueron asesinados el escritor Jorge Mier Hoffman (Porlamar); Mayor General, Nelson Rengifo (Maracay) y un comerciante de origen portugués en San Bernardino Caracas. La alarmante cifra de cadáveres ingresados en la Morgue de Bello Monte (290) el pasado fin de semana, habla por sí sólo de tan dantesca situación.

Y ni hablar del inhumano trato que reciben los detenidos políticos que se encuentran presos en calabozos de Ramo Verde: Leopoldo López, Daniel Ceballos, y en el Centro Penitenciario de Uribana en Barquisimeto, la Capitana (asimilada) Odontólogo de oficio, Laided Salazar, acusada de conspirar contra el régimen, así como más de un centenar de estudiantes que han sido objeto del más brutal e inhumano trato psicológico y físico, que va más allá de la incomunicación en estrechas celdas, cual vulgares delincuentes, sin el debido proceso, en deplorables condiciones y hasta con prohibición de recibir visitas. Solo falta les coloquen los grillos en sus pies, como a aquellos presos políticos que estuvieron detenidos por muchos años, en la Plaza de la Concordia (Caracas) y en el Castillo de Puerto Cabello, por oponerse a la dictadura de Juan Vicente Gómez. ¡Cuasi igual!

La tan mentada revolución socialista, bolivariana y marxista, ha sido la más dura flagelación que haya recibido el cuerpo y espíritu de la mayoría de los venezolanos. Desde un principio, el entonces Teniente Coronel Hugo Chávez Frías, mintió haciendo alarde de sus dotes histriónicas con las que obtuvo el voto mayoritario de un sector del país y alcanzó la silla de Miraflores, pese a haber conspirado para derrocar al gobierno de Carlos Andrés Pérez. Y no conforme con ello, y como para que el país terminará de hundirse en el fango de la miseria, dejó a su heredero, designado a dedo, Nicolás Maduro para que concluyera la obra inconclusa de la tragedia que vivimos..

Estamos en presencia de un régimen, en el que los valores de nuestra nacionalidad poco o nada valen, al extremo de comparar a Chávez con el Libertador, de quien tomaron su nombre para falsear una seudo revolución. Un régimen en el que insolentemente un diputado tiene la desfachatez  de expresar que “Bolívar y Chávez nos dejaron esta patria para que la convirtamos en una potencia”. Un  régimen en el que los medios televisivos oficiales sirven de escenario, para que ignaros personajillos expongan al escarnio público a honorables venezolanos, amén de incitar al odio, violencia y discriminación con encendido y vulgar radicalismo, dizque socialista. Un régimen que no tiene escrúpulos para falsear la historia y pisotear la letra de la Constitución, vulnerando todos los derechos ciudadanos y las libertades públicas, de expresión y prensa.

En una entrevista que le hiciera el periodista socialista norteamericano Chris Mathews, al entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio, hoy Papa Francisco, para consultarle su opinión sobre el socialismo, soltó esta prenda: “Culpo a los políticos que buscan sus propios intereses. Los socialistas creen en la redistribución, que es una de las razones de la pobreza. Quieren nacionalizar el universo para controlar todas las actividades humanas. Destruyen el incentivo del hombre para, inclusive hacerse cargo de su familia, un crimen contra la naturaleza y contra Dios. Estas ideologías crean más pobres que todas las corporaciones que etiquetan como diabólicas. La gente dominada por socialistas necesita saber, que no tenemos que ser pobres. El imperio de la dependencia creado por Hugo Chávez, con falsas promesas, mintiendo para que lleguen a arrodillarse ante el gobierno y ante él. Dándoles peces, pero sin permitirles pescar. Si en América Latina alguien aprende a pescar es castigado y sus peces confiscados por los socialistas. La libertad es castigada por un bloque de regímenes socialistas como Cuba, Argentina, Ecuador, Bolivia, Venezuela y Nicaragua. ¿Quién los salvará de esa tiranía?”

La respuesta santo padre, la tiene Dios, y el tiempo de Dios es perfecto, según reza la biblia, y también el anhelo de un  pueblo hastiado de tanto atropello a su dignidad y amor propio.

careduagui@yahoo.com // @_toquedediana