• Caracas (Venezuela)

Carlos Blanco

Al instante

Carlos Blanco

¿Cómo se sale de “esto”?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Esto” no es sólo Maduro. “Esto” es “todo”. La conversación cotidiana se reduce a un punto en el cual se condensa toda la energía psíquica, espiritual y política del país: ¿tendrá fin esta pesadilla? Es una pregunta transpolítica; va más allá del régimen imperante; es casi como preguntarse si se podrá cambiar de piel, de alma, de demonios y de dioses. Es cuestionamiento que se hacen opositores y chavistas, independientes y miembros de partidos, pertenezcan a la República de los Inventarios Caseros o a la ciudadanía de las colas, esa de las estructuras tornadizas que serpentean, como asedios sudorosos, alrededor de mercados, tenderetes y bodegas.

En la encuesta de Alfredo Keller del primer trimestre de este año se encuentra que la demanda de cambio es del 70%, mientras los que quieren seguir con “lo mismo” se ubica en 20%. Esta insatisfacción se traduce en que 60% estima que Maduro debe irse del poder antes de 2019 frente a 36% que comparte que “hay que dejar que termine”. El chavismo pierde simpatías y la oposición también (más que el chavismo) en beneficio de “los independientes”. En la perspectiva electoral, 77% asegura que votará en las parlamentarias: 36% por la oposición, 24% por el oficialismo y una abstención potencial de 39%; pero si se va a los “votantes seguros”, la oposición obtendría 42% y el oficialismo, 31%. Aunque la disposición electoral opositora es mayor que la del chavismo por 12%, el hecho de que 60% de descontento no se traduzca sino en 36% de votación opositora indica un serio problema, sobre todo porque en experiencias electorales anteriores ha habido similares situaciones que al final, con las “ayudaítas” conocidas, se revierten a favor del gobierno.

El deseo de cambio es mayoritario y, a ojo de buen cubero, posiblemente mayor si se toman en cuenta las condiciones represivas del entorno. Se revela que la sociedad buscará cualquier oportunidad, incluida la electoral, para producir ese cambio, sobre todo en un momento en el cual otras no se muestran bajo su control (60% cree probable “un estallido social” vs 39%; 46% cree probable un golpe de Estado vs 51% que no cree).

La demanda de cambio es muy amplia; la mayoría estima que Maduro debe salir de la presidencia antes de 2019. La salida electoral se muestra como opción para una victoria opositora pero que, al menos hasta la fecha, no logra galvanizar el descontento. Pero no parece haber alternativa.

¿Qué debería hacerse antes y a propósito de las elecciones para que la voluntad de cambio se traduzca en cambio real?