• Caracas (Venezuela)

Carlos Blanco

Al instante

Ledezma resiste

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Por qué Antonio Ledezma está preso? ¿Por qué el régimen se ha ensañado en su contra? Se podría decir que no hay que escudriñar mucho dada la inmensa cantidad de ciudadanos que han sido perseguidos, torturados, apresados, enjuiciados, asesinados o exiliados. Sin embargo, siempre hay una singularidad que hace que sea este y no aquel. En el caso de Antonio Ledezma pienso que es por lo que llamaría su serena resistencia. Sí señor: serena resistencia.

Tiene características que lo ennoblecen. Fue estrecho colaborador de Carlos Andrés Pérez y nunca renegó de su afecto ni afinidad política. En las peores horas del ex presidente estuvo a su lado sin importarle la canalla desenfrenada y notable que se le abalanzó y por décadas hundió al país. No era fácil; sobre todo después de haber visto a varios de los ex colaboradores de CAP tomar distancia post mórtem del que les abrió caminos políticos y profesionales.

La lucha por la renovación de AD condujo a Ledezma, al final, a salirse de sus filas. Siempre ha mantenido invariable su afecto con la base adeca. Muchos pensaron que podría haber sido el candidato de esa organización para las primarias de 2012, y él lo buscó, pero pudieron más los odios “mellizales” de los que hablaba Rómulo Betancourt.

Ha sido campeón de la unidad de la oposición, pero con posición. No sigue las encuestas para fijar sus puntos de vista y más bien obliga a las encuestas a reflejar procesos en los que mete el hombro. Los que pronosticaban su desahucio político hace años no vieron cómo se proyectaba su candidatura para la alcaldía ni el arrastre popular que tuvo y conservó para una nueva elección. Desde allí, sin oficina, acosado por el régimen, y con magros recursos, ha logrado proyectarse como gerente de la ciudad, pero, sobre todo como figura emblemática de la resistencia y del cambio.

Llegó al convencimiento de que había que promover el reemplazo constitucional del régimen, y al lado de María Corina, Leopoldo López, Gabriel Puerta, la Movida Parlamentaria y dirigentes juveniles de todos los sectores, planteó “la salida”. Desde entonces recibió las embestidas del gobierno y de un sector de la oposición, sin que se le enfriara el guarapo ni dejara de lado su prédica unitaria.

No ha cometido delito alguno. No hay pruebas de nada. No hay siquiera juicio. Lo único que hay es la decisión de Nicolás Maduro y su horda de mantenerlo preso porque les da la gana.

Lo que no saben es que Ledezma es caballo de carreras largas. Primero se cansará Maduro. Y cuando amanezca la libertad, allí estará Antonio Ledezma, al frente, como siempre.