• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Los zombis tuvieron su noche

Los zombis tuvieron su noche

Los zombis tuvieron su noche

Muertos vivientes con rostros ensangrentados y heridas abiertas recorrieron el municipio para recuperar los espacios de Caracas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una monja zombi bendecía ayer a un bebé de mentira. Era un muñeco con los ojos pintados de negro y que era cargado por una madre que pretendía tener la mirada perdida. Eran las 7:10 pm. Cientos de jóvenes llegaban a cuentagotas a la plaza Francia de Altamira, en el municipio Chacao, con disfraces que representaban a las figuras del vudú y del oscurantismo haitiano para caminar por quinto año consecutivo, lo que en otros países como México y Estados Unidos se realiza desde 2005.

La plaza estaba repleta. Los asistentes esperaban ansiosos por empezar el tan esperado recorrido que planificaron desde el año anterior.

El inicio estaba previsto para las 6:00 pm, pero empezó a las 7:30 pm.

"Queremos sangre. Queremos sangre", gritaban los zombis que tenían los rostros cubiertos con pintadedos y materiales sintéticos para imitar el relieve de la carne descompuesta.

Uno de los organizadores, Juan Carlos Hernández, de 26 años de edad, les dijo a través de un megáfono que iban a ir al centro comercial San Ignacio, y que luego regresarían a la plaza Francia. Después, roció un líquido rojo ­que representa la sangre humana­ de colorante vegetal, agua y harina de maíz para complacer el clamor de los asistentes.

Los aficionados iniciaron la caminata en la avenida Luis Roche y asustaban a conductores y transeúntes, que también disfrutaron de esta actividad inusual en la capital que cada año gana nuevos adeptos.

Los disfraces, la mayoría caseros, fueron variados. Llamaron la atención de los espectadores algunos zombis enfermeros y estudiantes.

Pero una pareja de jóvenes, vestidos de novios, fueron de los más fotografiados por lo intimidante de sus atuendos y maquillajes: "Me encanta esto. Es mejor participar en una actividad sana que robar en las calles", señaló Kleydec Zorrilla, que lucía un vestido blanco de novia con rastros de sangre.

Hernández dijo que en 2007 sólo 20 personas se atrevieron a vestir harapos y caminar por Altamira para "reclamar" sangre humana En 2011, el panorama fue muy distinto: "Participaron 600 personas y este año llegamos a más de 2.000 seguidores en Facebook. Ha sido un fenómeno".

Cultura pop. Hernández dijo que series como The Walking Dead y American Horror Story ­la primera está al aire desde 2010 y la segunda desde el año pasado­ han influido en el modo en el que la sociedad percibe a los zombis: "Para ser una bruja sería necesario tener poderes. Igual sucede en el caso de otras criaturas oscuras. En cambio, cualquier humano podría ser un zombi después de morir. Ese es el encanto".

Encanto que, para devotos cristianos, podría ser cuestionable si se toma en cuenta que la tradición haitiana ha descrito a estas criaturas durante 300 años como seres sin alma que, producto de un hechizo, fueron enterrados y luego revivieron. Sin voluntad se dedican a cumplir deseos superiores como esclavos de un hechicero y se alimentan matando a otros.

A pesar de su peculiar manifestación, quienes se disfrazaron de zombis ayer realmente reclamaban un derecho: disfrutar los lugares públicos.

"Celebramos nuestra marcha cerca Halloween, pero mi idea es que la fecha cambie porque no quiero que nos sigan asociando con ese día. Quisiera que la gente vea el movimiento como un clamor por los espacios públicos, en un contexto diferente", dijo Hernández.

Gabriela Sánchez, zombi de 14 años de edad, concuerda con él. Señaló que caminar en la calle de noche sin temor a ser robada es una oportunidad valiosa: "Ni un ladrón atacaría a un muerto que camina por ahí ensangrentado. Mucho menos a cientos de ellos".