• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

"A veces nos llega el agua a la 1:00 am y nos dura menos de una hora"

Residentes del barrio La Parrilla impidieron el tránsito por el Distribuidor Metropolitano para exigir la restitución del suministro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La nieta de 12 de años de edad de Maritza Beamón comienza la rutina que sus hermanos y primos intentan saltarse: subir 17 escaleras empinadas con un tobo de agua. Es la tarea que deben realizar los vecinos de los barrios afectados por el suministro irregular del líquido.

Beamón vive en el barrio La Parrilla 3 de Petare, con 2 hijas y 9 nietos. El menor tiene 2 años de edad y la mayor 15 años. Desde hace un mes, aproximadamente, las labores en el hogar se han visto interrumpidas por la falta de agua. Aunque en oportunidades el servicio llega en la madrugada, no es suficiente para que la mujer pueda cumplir con los oficios. Por ello, cada vez que un tobo se llena gota a gota de las tuberías improvisadas en el sector, los nietos se turnan para ayudarla.

“A veces nos llega el agua a las 1:00 am y nos dura menos de una hora. En otras oportunidades no llega con fuerza, ni podemos aprovechar para llenar los tobos. En otras ocasiones, nos llega con tierra y no podemos usarla”, relató.Ayer a las 12:30 pm, Beamón, al igual que los vecinos de sectores adyacentes, esperaba ansiosa por la llegada del agua. Su casa habla de las carencias que afrontan los habitantes de la comunidad. El olor que emana de los desechos sólidos que son arrojados en la vía que comunica con la Universidad Santa María y la falta de aseo en los hogares, por la irregularidad en el servicio del agua, han ocasionado que proliferen moscas y zancudos.

“Aquí hay que bañarse dentro de la ponchera para luego echar esa agua en la poceta. Necesitamos agua para los niños, es lo más necesario para una casa. Adultos y pequeños se han caído mientras suben agua a las casas”, dijo.

Los afectados por la falta de agua se las ingenian para llevar el líquido a sus hogares. En la casa de Víctor Ávila, habitante del barrio Bolívar de Petare, cuentan con más recursos. Los hijos del hombre llenan los envases en quebradas de la Cota Mil y las trasladan en sus vehículos. Cuando llegan, se ayudan con una manguera y una bomba para alimentar los tanques.

“Afortunadamente, tenemos más medios para afrontar esta crisis. Pero también aprovechamos para ayudar a 17 familias que no tienen cómo buscar agua en las quebradas”, puntualizó el hombre.

Quejas a granel. La ciudad cerró su cumpleaños con una protesta. Ayer colapsó por los reclamos por la falta de agua. Esa de la que carecen en las barriadas del municipio Sucre, que se organizaron el jueves en la noche y ayer para impedir el libre tránsito por el Distribuidor Metropolitano en ambos sentidos y en los accesos hacia la Cota Mil y las avenidas Francisco Fajardo y Gran Mariscal de Ayacucho; y que condenó a sufrir el tráfico a todos por igual.

Sin distingo de clases, vecinos de Terrazas del Ávila, Petare, La Urbina, Caucagüita, Parque Caiza, Guarenas, Guatire y Caucagua esperaron de dos a cuatro horas de cola. De punta a punta la ciudad se detuvo, demostrando cuán simbólica es la protesta en su día a día y como mecanismo de resolución de conflictos aun en la mejor fecha: su propio aniversario.

Menguado por el cansancio, con más de hora y media de pie, Enmanuel Lozano aprovechó la espera para reflexionar. “Si uno lo piensa bien, cerrar una vía es una solución violenta para acabar con un problema que ya no puede esperar más. Lo peor es que en el propio cumpleaños de la ciudad demostramos que esta es la única manera de que sean atendidos los reclamos de las comunidades”.

Mientras la espera se prolongaba, vía redes sociales se activaron las alarmas por robos en la vía. Elisa Gutiérrez se dirigía en sentido este hacia Parque Caiza, cuando observó cómo un motorizado con su acompañante parrillero se le acercaron a una dama que conducía su camioneta Blazer.

“Con actitud intimidante la robaron y ella se vio imposibilitada de reaccionar porque estaba en la cola. Eso ocurrió a la altura del barrio del CDI de La Urbina”, apuntó.

Medidas

Manuel Martín, presidente del Instituto Municipal de Aguas en Sucre, señaló que el problema de origen está relacionado con el incremento desproporcionado de la población de Petare, donde se realizan construcciones cada vez más altas. Señaló que con el apoyo de Hidrocapital restablecerán el suministro, pero de forma parcial, con ciclos de 48 horas continuas a la semana. “Ayer se hizo una reunión en la cual se acordó con Hidrocapital que nos suministraran 90 metros de columnas de agua para garantizar un suministro permanente 2 días a la semana en las zonas más altas, pues no hay suficiente presión. Recordemos que el sistema Tuy II, que abastece Petare, fue construido en 1968 sin que hasta ahora haya recibido alguna mejora”.

El Dato

Un mes sin agua tienen los vecinos de los sectores La Parrilla 1, 2 y 3 de Petare. Los afectados reclamaron que en ocasiones el líquido llega por lapsos de una hora en la madrugada.