• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Para transformar Miraflores en museo es necesario hacer un inventario

Debe realizarse una investigación previa y efectuar un diagnóstico de las instalaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más que un museo, la oficina del presidente Hugo Chávez en Miraflores será un espacio detenido en el tiempo. El presidente encargado Nicolás Maduro informó el domingo que todas las áreas de trabajo del mandatario fallecido serían preservadas, así él tuviese que mudar las oficinas de gobierno a la plaza Bolívar.

No son muchos los ciudadanos que han tenido la oportunidad de pasearse por los pasillos interiores del Palacio. El historiador y crítico de arte, Roldán Esteva-Grillet ha tenido el privilegio de hacerlo dos veces, llegando incluso a la llamada suite japonesa, lugar de descanso de los mandatarios. "Allí no había ningún cuadro", dice con decepción.

Los recorridos los hizo antes de la llegada de Chávez a la Presidencia, mientras inventariaba las pinturas exhibidas en la casa de gobierno para una publicación de Armitano Editores llamada El Palacio de Miraflores: Guía Histórica y Artística.

La oficina presidencial fue el primer salón antisísmico de Venezuela. La entrada está a nivel de la calle, pasando por la garita principal ­ubicada donde comienza la avenida Sucre­ a mano derecha.

"Se entra por un costado", explica Esteva-Grillet. La puerta es lujosa, al traspasarla se llega a una antesala con paredes y techos trabajados en madera. En el pasillo hay un cuadro de José Antonio Páez del siglo XIX. Se avanza un poco más y se llega a la oficina del mandatario. Hay cuatro cuadros de Tito Salas: de Bolívar, Páez, Sucre y Miranda, todos en actitud heroica. Se trata de una oficina cuadrada. Justo encima está la suite presidencial o suite japonesa.

La historia del palacio es rica en anécdotas y personajes, por lo que su transformación no puede desvincularse de un trabajo previo de investigación y documentación.

"No pueden hacer borrón y cuenta nueva. La historia del edificio no comenzó hace 14 años", subraya Luis Guillermo Marcano, ex coordinador del posgrado en conservación y restauración del patrimonio de la Universidad Central de Venezuela.

"Después de la investigación histórica y documental hay que hacer un diagnóstico del estado de conservación del salón y posterior a eso es que se toman las decisiones. Son disposiciones técnicas, absolutamente nada se puede quitar si no está justificado y en el proceso debe trabajar un equipo de restauradores junto a un equipo de museólogos", explica Marcano.

Todo dependerá de lo que se quiera mostrar. Patricia Morales, coordinadora del posgrado en museología de la UCV, afirma que no se trata sólo de exhibir las piezas de una colección.

"Hay que armar un discurso, un proceso educativo, que los objetos hablen por sí mismos.

Hay que hacer un guión museológico y un guión museográfico, referido a la puesta en escena, y dependiendo de lo que muestres se consideran las medidas de conservación", dice Morales.

La condición para que sea un museo es que abra al público.

En consecuencia, también habría que fijar un horario para las visitas guiadas y editar un catálogo razonado.

Ya es un museo. El Palacio de Miraflores empezó a construirse por órdenes del general Joaquín Crespo ­por solicitud de su esposa, Jacinta­ en 1884; pero a su muerte en 1898 el único lugar habitable era el llamado Salón del Sol y la Luna.

El primer presidente en habitarlo fue Cipriano Castro, quien vivió allí alquilado tras el terremoto ocurrido en Caracas en 1900. No obstante, no se convirtió oficialmente en el palacio de gobierno hasta el mandato de Juan Vicente Gómez, quien adquirió el edificio en una subasta pública, pese a que nunca lo habitó.

Considerando la cantidad de bronces, pinturas, dibujos y grabados amparados bajo sus muros, para los especialistas, Miraflores ya puede ser considerado un museo.

"Es la principal construcción civil de Venezuela a lo largo del siglo XIX. Ya es un museo aunque no se le llame así. Antes de Chávez, tenía horario de visita y guías; retomar eso es factible, siempre y cuando el Gobierno se asesore y se deje asesorar", concluyó EstevaGrillet.