• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

“Cuando sentimos cómo se movía la tierra, salimos para salvarnos”

Funcionarios de Protección Civil evalúan los posibles eventos que se pueden registrar en Turgua a raíz de los movimientos de tierra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un talud de tierra cubre toda la entrada de Turgua, la población rural del municipio El Hatillo que desde finales de agosto padece los males de una falla geológica que ha ocasionado el deslizamiento. Progresivamente, las familias que viven en el sector han visto cómo desmejora su calidad de vida. Dejaron de utilizar vehículos para salir de la zona. Hasta hace una semana se tuvieron que conformar con una pasarela provisional y, luego, con una trocha peatonal, pero desde ayer en la madrugada están incomunicados.

Maritza González cumplió ayer al mediodía 12 horas en su nueva condición social. Ella es miembro de una de las 18 familias que en la madrugada quedó damnificada por causa del deslizamiento de tierra. Antes, a finales de agosto, 36 grupos familiares perdieron sus viviendas en el sector.

Pasadas las 12:00 am, González escuchó un ruido similar a un torrente de piedras en un río. Era ensordecedor y alarmante. Junto a su nieto, de 12 años de edad, y sus hijas, de 15 y 19 años, salió al patio de la casa para resguardarse y, posteriormente, abandonar la vivienda.

“Cuando sentimos cómo se movía la tierra, salimos para salvarnos. Nos reunimos en el patio porque no sabíamos para dónde ir. Lo único que pudimos sacar fue parte de la ropa y algunas cosas importantes. Nos dijeron que tenemos que desalojar y eso lo entendemos. Esperamos que nos ayuden porque ando con el niño y yo tengo fiebre”, dijo González.

Ayer al mediodía, la familia no sabía dónde pasaría la noche. A esa hora tampoco habían ingerido alimentos. En lugar de llorar, como otros vecinos del sector que no habían perdido las viviendas, González recordaba la triste experiencia que vivió horas antes, mientras reposaba sobre un colchón que logró sacar de la casa.

Los habitantes de Turgua están desesperanzados. Más allá de la zozobra de perder sus viviendas, se quejan de que en la zona no hay expendio de alimentos ni servicio médico. Desde hace dos semanas los cinco colegios del sector suspendieron las clases para evitar accidentes.

Lo que más le preocupa a Mara Capriles, por ejemplo, es la salud de sus niños: “Tengo tres bebés y todos sufren de asma. No tenemos médicos y para poder hablar con la prensa pasamos por un caminito debajo de unos árboles, pero algunos malandros han aprovechado para robar. No sé ni cómo me voy a devolver a mi casa. El gas lo traen cuando les da la gana. Queremos que nos solucionen este problema o que nos saquen de aquí”.

Movimiento de tierra progresivo. Miguel Ángel Morales, director de Gestión de Riesgos de Protección Civil del estado Miranda, explicó que los funcionarios evalúan los posibles eventos que se pudieran producir en la zona a raíz de los hechos ocurridos el viernes en la madrugada.

“Es una situación de movimiento de masas que ha estado ocurriendo progresivamente. El hecho ocurrió entre la 1:30 y las 3:00 am. Es una movida por etapas. Además de las 10 viviendas que colapsaron, maquinaria de la empresa gubernamental que trabajaba en la zona quedó tapiada. Previamente habíamos informado que alrededor de 35 familias estaban en riesgo, entre ellas las 10 que hoy quedaron damnificadas. Todas van a ser trasladadas a refugios ubicados en planteles educativos cercanos”, explicó Morales.

El ingeniero advirtió que lo más prudente es esperar que caiga la masa de tierra que pudiera ceder, para luego considerar cuándo sería viable iniciar trabajos en la zona. “Se observa que el movimiento sigue activo y que es muy probable que más terreno pueda seguir desplazándose. Calculamos que aproximadamente 2.000 personas pasaban todos los días por este sector”, agregó.

Las familias afectadas esperan apoyo de las autoridades y de los ciudadanos que voluntariamente quieran ayudarlas. Con los ojos llorosos, Liset Villarreal confesó que la situación le ha impresionado más por haber ocurrido en diciembre: “En estas fechas la gente busca compartir y hacer sus hallacas, y nosotros no sabemos si podemos continuar en nuestras casas”.

Descartan solución rápida

La secretaria de Gobierno del estado Miranda, Adriana D´Elia, descartó una solución rápida en Turgua. Dijo que hay que crear un mecanismo que en los próximos días permita la supervivencia de las familias que están en el sector y en el mediano plazo buscar la solución al problema de la vía: “No va a ser fácil y es una responsabilidad del Gobierno central. Entiendo que sus equipos están buscando una salida a lo que está ocurriendo”.