• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Una semana de devoción en la Academia Militar

Personas aún asisten a la Academia Militar para ver los restos de Hugo Chávez / Francesca Commissari

Personas aún asisten a la Academia Militar para ver los restos de Hugo Chávez / Francesca Commissari

El trayecto que conduce a los restos de Hugo Chávez, en Fuerte Tiuna, está rodeado de ventas de comida y tarimas de música

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Paseo Los Próceres recuerda, por momentos, una comuna hippie de la década de los sesenta. Hay asientos ocupados por personas adormiladas. En la grama fueron colocados potes de agua vacíos y tapitas de envases plásticos con el símbolo de la paz y con la frase: “Comandante, te amamos”. Grupos de jóvenes corean canciones de Alí Primera y Silvio Rodríguez.
A Rafael Torres, un colombiano que viajó el viernes desde Bogotá a Caracas para despedir al ex presidente Hugo Chávez, le parece una forma amena de decir adiós. “Es devoción a un líder. La gente viene de muchas partes y soporta días. Cada quién ha hecho algo para rendirle un homenaje a su manera. Yo y tres más –uno de Colombia y otros de Trujillo, en Perú– pintamos a Chávez junto a Ernesto Che Guevara y Simón Bolívar”, explica.
Los retratos son casi perfectos. Los hicieron con tizas en un tramo de la Alcabala 1 de Fuerte Tiuna, en menos de seis horas. “Nos quedaremos en esta zona y si alguien quiere que incluyamos otra figura, pues lo haremos”, señala Torres.

Ruta única. Del Chávez retratado en la alcabala 1 de Fuerte Tiuna al fallecido –expuesto en una urna en el Hall de la Academia Militar– hay una distancia de dos kilómetros, aproximadamente. De acuerdo con un grupo de Bomberos del Distrito Capital, recorrer ese trayecto hace tres o cuatro días era una especie de ruta del terror. “El tierrero, el gentío y el desorden. Provocaba multiplicarse para poder atender todas las emergencias que se presentaron. Había como cinco colas sin garantías de que se entrara”, recuerda uno de los funcionarios.
Ahora, a viva voz, un grupo recomienda hacer la fila porque se mueve de forma expedita. Cristóbal Villalba, quien visitó la Academia Militar, indica que estuvo cinco horas en la cola: “Es rápido. Tengo amigos que vinieron antes y duraron 16 horas. También escuché de algunos que estuvieron días”.  
Desde el sábado hay una sola fila, que limita con las orillas del río Guaire. Allí se alistan cientos de personas para ver a Chávez. Plácida Castillo, de 82 años de edad, confirma que se ha hecho una espera menos incómoda: “Pude pasar por primera vez el lunes. Estuve sólo tres horas en la cola y lo vi. Chávez está bien, igualito. Yo no lo voy a dejar porque es como hijo para mí. He venido casi todos los días, aunque no siempre lo pueda ver”.  
Las visitas de quienes despiden a Chávez son amenizadas con música y ventas de cotufa, fresa con crema, tostones, tequeños, raspados, helados y hasta de tatuajes temporales. Accesorios, como franelas con la figura del presidente fallecido y del encargado, Nicolás Maduro, decoran las calles. “No falta nada. Si no vienes con dinero para comprar, solamente te paras en alguna esquina y te lanzan una naranja o pote de agua”, dice Diana Correa, simpatizante del Gobierno.

Vías obstaculizadas
Las colas no se hacen solamente en Fuerte Tiuna. Las calles bloqueadas por simpatizantes del Gobierno y comerciantes informales –como la vía que comunica Los Próceres con La Bandera– han traído dificultades.
En la autopista Valle-Coche, por ejemplo, se registraron fuertes colas el lunes y ayer debido al cierre parcial de vías. El paseo Los Ilustres es otro punto de congestión desde la llegada de los restos de Chávez a la Academia Militar. “Entre las siete y las nueve de la mañana estuvo trancada. No había manera de que se movieran los carros”, dijo Manuel Mora, comerciante de la zona.  
El paso de motocicletas a Fuerte Tiuna fue prohibido el fin de semana. Eso no ha impedido que circulen y se estacionen en las vías cercanas.