• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Por segunda vez invaden comercios de Catia

Denuncian que un total de 18 locales permanecen invadidos | Omar Véliz

Denuncian que un total de 18 locales permanecen invadidos | Omar Véliz

Guillermo Schmidmajer denunció que su propiedad fue tomada por un colectivo, después de que fue desalojado otro grupo irregular 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Catia es territorio de invasiones. Poco después de que fuera desalojado de la calle Colombia un grupo de tomistas, supuestamente relacionados con el Movimiento Tupamaro, otro colectivo asaltó los comercios que ya habían sido ocupados de manera irregular.

Guillermo Schmidmajer, comerciante afectado, pide a las instituciones del Estado que se aceleren todos los procedimientos posibles para retirar a quienes mantienen tomados sus 18 locales. Denuncia que no hubo protección policial suficiente que impidiera que se repitiera el hecho.

“Ahora se trata del colectivo Waraira Repano, que irrumpió en mi propiedad al día siguiente de que fueran sacados los otros ocupantes, el pasado lunes. Ciertamente, había una patrulla de la Policía Nacional en el momento de la invasión, pero eso no sirvió de nada”, indicó.

Aclara que, en principio, los 18 locales estaban vacíos por refacción de la estructura. “Mi intención era remodelar el espacio para ofrecerlo en alquiler. El primer colectivo aprovechó que los establecimientos estaban vacíos por los trabajos de refacción y se adueñaron de lo que no le correspondía”.

“Nadie quiere venir”

Schmidmajer también es dueño de otros cuatro locales de planta baja, donde se vende empanadas, artículos de papelería y hasta hay un consultorio odontológico. “Casi nadie quiere venir a Catia. A los dueños de esos negocios, que pagan alquiler, les han caído las ventas hasta 50% porque los vecinos tienen miedo de pasar por un lugar tan inseguro, donde constantemente invaden. Otros propietarios han migrado hacia el este de Caracas buscando la seguridad que aquí no encuentran”, subrayó el comerciante de 74 años de edad.

“Me han amenazado de muerte por denunciar las agresiones contra mí y mi familia. Ya he dirigido cartas a la Fiscalía y al Presidente de la República pidiendo que se me devuelva mi propiedad y, claro, que se me garantice que no vuelva a ser invadida. Quiero creer en la justicia, pero es difícil.”, admitió.

William Resquejo, presidente de la asociación civil Unión Vecinal Catia, indicó que los métodos de invasión ya no son los mismos. “Anteriormente uno veía familias organizadas que tomaban ciertos inmuebles por la urgencia de conseguir vivienda, pero todo ha cambiado. Ahora los colectivos se adueñan de esos espacios, argumentando que conocen cuáles son las familias más necesitadas para distribuirlas en cada lugar. El problema es que los colectivos siempre están armados y no creo que se necesite utilizar la fuerza con esa finalidad”, agregó.

Asedio

En Propatria la situación no es distinta. Haidé Moreno denunció la ocupación ilegal del inmueble de una planta que recibió como herencia de sus padres. La casa tiene siete habitaciones. “Actualmente residimos en La Silsa y estábamos ultimando detalles y arreglando algunas filtraciones para irnos a vivir allá. Pero me la invadieron unas personas que, en principio, se vinculaban con los partidos Redes y Tupamaro”.

Moreno añade que los invasores retiraron las banderas, pues, aparentemente, no están relacionados con esos grupos. “Cuando la Policía Nacional intentó mediar para que se retiraran de la casa, uno de ellos los desautorizó diciendo que él mandaba sobre la policía. Quedé en shock ante semejante respuesta”.