• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

En riesgo viviendas de Altos Mirandinos

Protección Civil inspeccionó 41 inmuebles en barrios de los municipios Guaicaipuro y Carrizal. La mayor parte es vulnerable

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para determinar las condiciones de vulnerabilidad de viviendas localizadas en los Altos Mirandinos, Protección Civil Miranda inspeccionó 41 inmuebles en visitas realizadas este mes, informó el director de ese cuerpo en la región, Víctor Lira.

La idea, dijo el funcionario, es identificar las viviendas que están en riesgo, especialmente en los municipios Guaicaipuro y Carrizal.

El informe de Protección Civil indica que la mayoría de las comunidades de los municipios inspeccionados son vulnerables debido a que su crecimiento ha sido desequilibrado. “Por esa razón las estructuras de las residencias carecen de diseños adecuados, se fundan sobre terrenos no aptos y no disponen de servicios públicos acordes con la demanda requerida”, agregó.

“Este mes han realizado visitas a los sectores La Ladera, El Plan, Colinas de Carrizal, Llano Alto, El Mirador, Los Cerotes, La Cruz, Los Panamericanos, El Caobal, Los Bucares, barrio Miranda, Cerro Alto y Lagunetica”, destacó.

Los inspectores informaron que en los dos municipios visitados detectaron terrenos debilitados por la rotura de las tuberías de aguas blancas y negras. “A ese problema se suma el peso de los inmuebles, que en algunos casos son de dos y tres pisos, lo que causa el hundimiento de los suelos y, a la vez, el desplome de las viviendas”.

”En el barrio Los Panamericanos hay casas en la parte alta que están a punto de sucumbir, lo que pudiera generar la destrucción de las que están situadas más abajo, en una especie de efecto dominó. Las estructuras supervisadas muestran evidentes signos de deterioro, como grietas en marcos y paredes, producto que los suelos están cediendo. El mismo problema se observa en barriadas como Los Bucares y Miranda, así como en varios sectores de Lagunetica”, indicó Lira.

En el caso de La Ladera, donde la mayoría de las viviendas son informales y suelen ocurrir deslizamientos, se registra desprendimiento de los techos de zinc, así como anegaciones. “En la zona la mayoría de las caminerías no están asfaltadas y eso afecta a los peatones en temporada de lluvias”, agregó.