• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Se quejan de festejos ruidosos en Bosques de La Lagunita

Casa Campo | Foto: Ernesto Morgado

Casa Campo | Foto: Ernesto Morgado

Vecinos de La Tiama señalan que la contaminación sónica afecta la tranquilidad del sector

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El funcionamiento de una casa de festejos en el sector La Tiama, en los valles de Tusmare, en la vía de Bosques de La Lagunita, causa molestias a varios vecinos, que aseguran que en el lugar se producen ruidos que afectan la calidad de vida de los residentes.
Se trata del local llamado Casa Campo, empresa que realiza actividades en esa zona rural, localizada a pocos kilómetros del casco histórico de El Hatillo.
Una carta elaborada por los vecinos señala que se realizan fiestas ruidosas de manera regular. “No sólo los fines de semana sino cualquier día”, cita el texto.
Aunque vive a dos kilómetros de Casa Campo, Daniel Crespín asegura que el estruendo de la música es tan fuerte que en su hogar no duermen cuando la agencia alquila el local los fines de semana.
“La topografía no nos ayuda. Vivimos en un cañón, una porción de tierra parcialmente cerrada por las montañas. Allí hay una línea visual directa entre nosotros y el local de fiestas, por eso nos afecta”, explicó Crespín, quien vive en el sector desde hace seis años.
Asegura que hay lapsos, como en enero pasado, en las que no se realizan fiestas. “Entonces sí hay silencio y se puede descansar”. Aclara que eso no es lo común, sino que, por el contrario, las celebraciones pueden durar hasta tres días continuos sin interrupción.
Crespín agregó que, además de las molestias que ocasiona el ruido excesivo, Casa Campo utiliza busetas para trasladar a los invitados desde el centro comercial Terrazas de La Lagunita hasta el lugar. Advierte que los choferes conducen a alta velocidad, con el riesgo de que arrollen a alguien en la vía.
“Manejan como unos suicidas, sin percatarse de que los bordes de las carreteras son barrancos en muchos tramos”, apuntó. Señaló que en los últimos años ha habido por lo menos tres muertos en la carretera.
Josefina Yoyote, también residente, agrega que las fiestas de Casa Campo no le perturban el sueño sino el amanecer, pues tiene que limpiar la calle al día siguiente de las fiestas. “Los que asisten al festejo, al salir lanzan botellas de agua en el camino, y yo tengo que recogerlas”.

Rechazan acusaciones. César García, dueño de Casa Campo desde hace cinco años, rechaza las denuncias y sostiene que no generan ruidos molestos ni basura. En todo caso, subrayó que está dispuesto a considerar cualquier reclamo de los vecinos y hacer los correctivos pertinentes.
“Allí se organizan bodas para un target alto. Hay una tarima llena de corcho y anime para evitar la propagación del sonido”, refirió García. Añadió que los festejos se hacen únicamente los fines de semana y tienen un horario limitado.
Destacó que su negocio financió los trabajos que han permitido mejorar la carretera. “Quien mantiene la vía soy yo porque la alcaldía no tiene recursos. El negocio es muy bonito. No estamos hablando de una pollera. Además, estoy abriendo otro local en Terrazas de La Lagunita”, subrayó.


El dato
En mayo de 2012, el Concejo Municipal de El Hatillo aprobó la ordenanza para el control de ruidos molestos, que puede ser aplicado a comerciantes y residentes. La norma establece multas hasta por 300 unidades tributarias a quienes incumplan el reglamento