• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

El peregrinaje siguió en la Academia Militar

Desde la noche de este martes la cola para ingresar al hall de la Academia Militar y dar el último adiós al comandante Hugo Chávez no ha disminuido | Foto: Agencias

Cola para ingresar al hall de la Academia Militar y dar el último adiós al comandante Hugo Chávez | Foto: Agencias

Las colas de más de tres kilómetros para ver al primer mandatario continuaron ayer

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Disciplinados y de pie. Por tercer día, los seguidores del presidente Hugo Chávez se blindaron de paciencia para presentar sus respetos a los restos del líder, que permanecían en capilla ardiente. Pese a las 12 largas colas de espera que algunos debieron soportar, el cansancio no hizo mella entre los más perseverantes, que acudieron a Fuerte Tiuna a despedir a su guía.
Tampoco desanimó a los presentes el anuncio del presidente encargado, Nicolás Maduro, quien señaló que el cuerpo del difunto permanecerá expuesto siete días más.
Personal militar ordenó una persona tras otra para hacer más cómodo el acceso hacia las gradas. Por ese punto también podían pasar los comerciantes informales. “Antes costaba mucho que alguien pudiera entrar a vender algo, pero nosotros necesitamos hidratarnos, desayunar y hasta merendar para soportar tanto”, indicó Fulgencio Aguilar, mientras compraba una empanada de queso.
Poco antes del mediodía se restringió el acceso de visitantes a la Academia Militar, para iniciar los actos funerarios con presencia de delegaciones internacionales. Por los altavoces y las pantallas desplegadas, la multitud observaba ansiosa lo que ocurría en el interior del recinto.
La cola continuó en horas de la tarde, con más dolientes provenientes de Maracay, Valencia, Cúa, Guarenas, Barquisimeto y otras zonas del país, que se acercaron de manera espontánea en transporte colectivo. De regreso, en la entrada de Los Símbolos se agruparon decenas de mototaxistas para facilitar el servicio que permitía emprender el retorno a casa, tras la larga jornada.
No faltaron los vendedores de fotografías, con las imágenes más recientes del jefe del Estado. La más solicitada fue aquella donde el mandatario aparece acompañado de sus hijas, vestido de chaqueta blanca y azul, que se dio a conocer al mundo cuando permanecía en La Habana Cuba.
“Chávez, vivirás por siempre”, “Hasta la victoria siempre” y “Corazón de mi Patria” fueron las frases más estampadas en afiches, franelas, chapas, gorras y hasta botellas de agua.

En cola para verlo por segunda vez
Proveniente de Caracas, Zulay Pérez llegó para ver por segunda vez el cuerpo inerte del jefe del Estado: “Nunca será suficiente el esfuerzo que pueda hacer para venir hasta acá, en relación con esa entrega social que Chávez tuvo con nuestro pueblo. Él nos abrió los ojos y hasta descuidó su salud por el amor que le tenía a Venezuela”.
Pintada con los colores de la bandera en el rostro y con la foto del Presidente y sus hijas en las manos, relató cuán grande era su tristeza por la irreparable pérdida. “Es sólo una partida física porque su legado, su entrega y mística seguirán presentes en nuestros corazones”. Consultada sobre el anuncio de Nicolás Maduro de embalsamar el cuerpo de Chávez, dijo que estaba por completo de acuerdo. “Él es parte especial de la historia. Por eso lo que propuso Maduro ratifica lo que el pueblo quiere: contemplarlo por siempre”, destacó Pérez, que no descartó verlo por tercera vez, si es necesario.
“Si otros miembros de mi familia se animan a verlo en capilla ardiente, pues no me importaría estar aquí y hacer una tercera cola. Así tenga que pasar más de 12 horas en espera. No me importa. Él hizo mucho más por nosotros”.

Inmortalizado en una pintura
Entre la multitud se encontraba Celis el Grande, un pintor popular quien plasmó en un lienzo su interpretación del mandatario, metamorfoseado en un ser reverencial y hasta omnipotente. Así observa este hombre de 60 años de edad a quien dirigió el destino del país durante 14 años. Comenta que demoró 8 meses en realizar el cuadro, de 1,90 x 2 metros, y actualmente está listo en 99%. ¿Su mayor propósito? Que la obra El dolor del centauro repose donde estén los restos mortales del Presidente.
“Arriba está el padre celestial dándole un baño de energía al centauro (así llama a Chávez). También está plasmado el imperio, al acecho por lo que aquí acontece, y abajo está la representación de los buitres de la derecha”, indicó.
“Aquí se ve al comandante convaleciente, sosteniendo la espada libertaria mientras consuela a una adolescente que muere de hambruna. En un intento de levantar al centauro moribundo, plasmé a la representación de una justicia desnuda y sin venda en sus ojos, como nos la mostró el Presidente”, acotó Celis, quien siempre tuvo el deseo de estrechar la mano de Chávez, pero no pudo cumplirlo. “Sólo espero que el Gobierno me permita rendirle este honor al comandante cerca de su cuerpo”, concluyó.