• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

En peligro mujeres agredidas por falta de casas de abrigo

Violencia de género | EFE

Violencia de género | EFE

Es un mandato legal que cada municipio construya un refugio para salvaguardar la vida de las víctimas, pero sólo funcionan tres en el país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer se cumplió un mes de la confesión de Omar José Mata Rodríguez. Después de varias horas de interrogatorio policial, el hombre reconoció que había estrangulado y enterrado a su esposa. Los restos de Yahirou Padrón Díaz, de 35 años de edad, fueron encontrados en el patio trasero de la vivienda que compartían, en el sector 5 de Ruiz Pineda, entre la calle La Esmeralda y el callejón La Victoria.

Dayana Padrón Díaz, hermana de Yahirou, relata que los conflictos de la pareja comenzaron hace cuatro años. Era frecuente que Rodríguez amenazara y golpeara a la víctima, pero ella nunca se atrevió a denunciarlo formalmente: “El último día que nos vimos vino a Santa Teresa para buscar dónde mudarse. Ella pensaba vender la casa y que cada uno agarrara por su lado. Pero siempre regresaba allá y él le pegaba. Después no supe más nada de ella”.

La hermana de la mujer fallecida desconoce qué es una casa de abrigo: “No sabía que eso existía. Me imagino que Yahirou tampoco”.
Precisamente, las casas de abrigo constituyen un mecanismo de protección ante situaciones de violencia de género tan extremas que puedan implicar peligro de muerte.

El artículo 32 de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, promulgada en 2007, indica que en cada municipio debe existir una casa de abrigo, con la asistencia, asesoría y capacitación del Instituto Nacional de la Mujer, y de los institutos regionales y municipales. Seis años y ocho meses después, la deuda se mantiene, salvo unas pocas excepciones: una casa en el área metropolitana que funciona bajo la tutela de Fundana; la Casa Nuestra Señora de Guadalupe, que inauguró en febrero de este año la Gobernación de Miranda, y una que acaba de reinaugurar Inamujer en Aragua.

Estadísticas alarmantes. En los primeros 6 meses de 2013 el Ministerio Público contabilizó 30.130 casos de violencia contra la mujer, de los cuales 10.352 corresponden a agresiones físicas.

Si la violencia contra la mujer es una realidad cuantificable, ¿por qué las autoridades incumplen con el mandato de ley de crear casas de abrigo? “Es un programa muy costoso”, afirma Karina Fabio, directora de Promujer, instituto creado hace tres años por la Alcaldía de Sucre, que brinda asesoría legal y psicológica a las víctimas y cuenta con cuatro centros de formación laboral en los barrios El Winche, La Agricultura y La Dolorita, de Petare.

El director de la Alcaldía de El Hatillo, Gabriel Reyes, lo resume: “La planificación presupuestaria no incluye casas de abrigo”. Con ello coincide Carmen Elisa Hernández, directora de la Alcaldía de Baruta: “No tenemos el músculo financiero para construirlas ni para mantenerlas”.

A propósito del Día de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, que se conmemora mañana, la directora general del Inamujer, Laura Franco, anunció el martes 19 de noviembre, durante la reinauguración de la Casa de Abrigo Argelia Laya, del estado Aragua, que en 2013 se inaugurarán siete casas de abrigo en varios estados, para ampliar la red de atención y prevención del delito de agresión contra la mujer. Agregó que antes de que termine el año su despacho reactivará una segunda casa de abrigo en la misma entidad.

Mujeres invisibles. Yurbin Aguilar es psicóloga clínica con una maestría en Estudios de la Mujer de la UCV. En el año 2000 creó el programa de casas de abrigo para el Inamujer y fue la directora de Prevención y Atención de la Violencia contra las Mujeres de ese instituto.

Aguilar desestima el asunto económico como justificación para que no se hayan creado las casas de abrigo. “Son excusas, y cuando me las decían a mí, yo les respondía que más caro es que maten a una mujer”, afirmó. Considera que la sociedad vive inmersa en una cultura y un Estado patriarcal, en el que las instituciones relacionadas con las mujeres son invisibilizadas.

Acepta que la gestión de Inamujer ha podido ser más efectiva: “Quien llega impone sus criterios sin valorar lo previamente establecido”.

Casas vacías. A pesar del número de casos registrados en Fiscalía, las casas de abrigo que funcionan en el área metropolitana no tienen mucha demanda.

La defensora de Derechos Humanos de las Mujeres de Miranda, Milagros Belisario, indicó que en dos años de funcionamiento de la casa de abrigo Nuestra Señora de Guadalupe han sido acogidas en esa sede apenas ocho mujeres con sus hijos menores de 12 años de edad.
Belisario explicó que para que una mujer ingrese a una casa de abrigo es necesario que un órgano receptor de denuncias, Fiscalía o tribunal, dicte una medida de resguardo. Eso sólo es posible si la víctima denuncia al agresor.

“Ellas llegan al Instituto Regional de la Mujer de Miranda y nos piden ayuda. Nosotros las orientamos, pero si no aceptan colocar las denuncias, no las podemos obligar. Ante eso recomendamos la alternativa del enlace familiar”, añadió Belisario.

Aguilar tiene una explicación: “Junto a los golpes que recibe, la mujer es víctima de una descalificación constante, que le hace disminuir su capacidad para el autocuidado y la autodefensa. Así como están las armas visibles, el miedo es un arma subjetiva que la hace someterse. La mujer calla y ese silencio es el elemento cómplice que perpetúa la violencia”.

Centros Integrales de Atención
Municipio Libertador:
esquinas Conde a Principal, edificio La Previsora, piso 4, oficina 43, teléfono 862-7846

Municipio Chacao:
avenida Francisco de Miranda cruce con calle Sucre, edificio Justicia Municipal (frente a plaza El Indio), piso 1, teléfono 327-3640

Municipio Sucre:
avenida Francisco de Miranda, Casa del Pueblo de Petare (al lado del hospital Pérez de León), teléfono 625-9864

Municipio Baruta:
Defensoría de la Mujer de Baruta, polideportivo Rafael Vidal, urbanización La Trinidad.
Tlf. 943-2631 / 327-3627

Municipio El Hatillo:
Calle Buena Vista, ambulatorio Jesús Regetti, pueblo de El Hatillo, teléfono 428-4902
Promujer: redoma de Petare, plaza El Cristo, edificio Festival del Niño, piso 1. Atención de lunes a viernes de 8:30 am a 4:30 pm, teléfonos 326-3577 / 3321