• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Paralizarán rehabilitación de la casa de Tito Salas

Esperan que la vivienda pueda convertirse en un museo para divulgar la obra del artista | Foto: Manuel Sardá / El Nacional

Esperan que la vivienda pueda convertirse en un museo para divulgar la obra del artista | Foto: Manuel Sardá / El Nacional

Las obras comenzaron hace un año, pero se terminó el dinero y los trabajos quedarán inconclusos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El silencio es generoso en el rincón de Petare que alberga la casa en la que vivió el pintor Tito Salas. La subida hacia Mesuca está a escasos metros de lo que hace dos siglos fue una hacienda cafetalera, pero el bullicio del barrio más grande de Latinoamérica es tímido entre las tapias y el techo de tejas.

Hasta hace poco más de un año la Hacienda El Toboso se encontraba en ruinas. El agua se colaba con cada chubasco. Esa misma humedad se encargó de desnudar las paredes y de acabar con los pocos muebles que quedaban de la época en que el artista vivió allí con su familia. El silencio era más intenso porque no había visitas ni actividades culturales en la vivienda adquirida por el extinto Consejo Nacional de la Cultura en 1993, con la intención de convertirla en el Museo-Taller Tito Salas.

La situación es distinta ahora. El Ministerio de la Cultura contrató a la empresa Frandor 4143 C. A. para que se hiciera cargo de la rehabilitación del inmueble. “Las obras fueron promovidas por el Instituto de Patrimonio Cultural y los recursos se obtuvieron gracias al Consejo Federal de Gobierno. Rehicimos el techo, el sistema eléctrico, la tubería de aguas blancas y negras, canalizamos las aguas de lluvia y colocamos el piso de caico en el jardín y losas de concreto pulido en toda la casa”, enumeró Peter Gómez, director de la obra. También se construyó un muro de contención para evitar que el cerro sobre el que está asentada la casa continuara cediendo.

Una vez que las obras hayan finalizado, dos salones se convertirán en oficinas del ministerio y las otras áreas estarán a cargo de los consejos comunales de la zona, que se encargarán de coordinar clases de música, pintura, danza y actividades artísticas.

“Cuando mucho nos quedan tres semanas de trabajos, pero va a faltar presupuesto para finalizar por completo la casa”, dijo Gómez. De acuerdo con el ingeniero, quedará pendiente la instalación de lámparas y la sustitución de las puertas y ventanas de madera. “El aumento del dólar y del sueldo mínimo obligaron a redistribuir las partidas y el dinero asignado no alcanzó para más”, agregó.

En las obras se invirtieron 3,2 millones de bolívares.

Interés comunitario. En el patio frente a la vivienda están acumulados todos los escombros sacados durante la obra. Las únicas ventanas cambiadas fueron las de la fachada. Además recuperaron una imagen de Nuestra Señora del Carmen, patrona de la hacienda, y los escalones que conducen a la entrada. En la casa se conserva la cerámica de la cocina y el comedor y uno de los baños permanece tal como era cuando la familia ocupaba la residencia.

Las gestiones para que la hacienda pasara al Conac estuvieron a cargo del entonces ministro de la Cultura, José Antonio Abreu. Los Salas donaron parte del mobiliario colonial de la casa, diplomas entregados al artista, un caballete de madera y algunas obras. Lo último que se supo de esos materiales es que se encontraban bajo el resguardo de la Galería de Arte Nacional.

“La idea siempre fue que el inmueble estuviera relacionado con la comunidad. Ese lugar es un privilegio y es bueno que lo recuperen y le den un uso acorde a lo que mi abuelo quería y para lo cual el Gobierno la compró, que era divulgar la vida y obra de Tito Salas y promover el patrimonio cultural de Petare”, afirmó Ana María González, presidente de la Fundación Tito Salas y nieta del pintor.

Desde el año 2000 hasta 2007 esa fundación estuvo a cargo de la vivienda y, a la par que desarrollaba actividades culturales y visitas guiadas, recogió recursos para poner la casa en pie. “Cuando nosotros llegamos tuvimos que usar palos de guayaba para apuntalar los techos y que no se cayeran”, recordó González. En 2007, el Ministerio de la Cultura rescindió el comodato de uso de la fundación para instalar un centro de diversidad cultural.

“Quien no sepa que allí vivió Tito Salas es porque no es petareño”, sentenció Freddy López, vecino de la zona por más de 60 años. 

Los Testimonios

Carmen Elena González Salas - Nieta de Tito Salas

“Nací en El Toboso, me casé en la iglesia de Petare y ahí bauticé a mis hijos. Dormía en el cuarto al lado del pintor. El ponía su caballete en el corredor y desde ahí se veía todo el casco histórico. Mi abuela Carmen fue siempre quien se ocupó de mantener la casa en pie. El pueblo nos ha ayudado a rescatar la casa y quisiera que fuese el museo que se soñó”.

Carmen Sofía Leoni - Directora del Museo de Petare Bárbaro Rivas

“Hay que resaltar que están recuperando la edificación. De lo contrario iba a terminar en el suelo. Tito Salas es un valor muy importante de Petare y no se le ha prestado la suficiente atención”.

El Dato

Tito Salas vivió en la Hacienda El Toboso con su familia durante 43 años, hasta 1974, cuando falleció. La casa data del siglo XIX y forma un conjunto con otras dos viviendas: El Cortijo y El Paso

Las cifras

7.376 m² es el área total que ocupa El Toboso. La hacienda está asentada en un terreno de 13.000 m²

10.500 tejas fueron utilizadas en la rehabilitación del techo. También se empleó madera de puy. En las tejas se invirtieron 200.000 bolívares y 500.000 en la madera