• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Murales de cerámica cambian el rostro de la ciudad

Murales de cerámica en Caracas

Murales de cerámica en Caracas

Las estaciones del Cabletren en Petare también están adornadas con este material

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al principio de la avenida Andrés Bello, en Caracas, miles de trocitos de cerámica partida reconstruyen los rostros del cacique Guaicaipuro y de Francisco de Miranda. Junto a ellos, el Salto Ángel y una guacamaya de perfil representan parte de la iconografía de la cultura popular venezolana.

Más adelante, bajo el puente de las Fuerzas Armadas se dibujan las miradas de Simón Bolívar y Rafael Urdaneta. De continuar hasta la avenida Sucre, a la altura de Agua Salud, nuevamente comenzarán a aparecer en las paredes junto a los comercios caras de próceres, paisajes y hasta representaciones de hechos históricos.

Las estaciones del Cabletren en Petare también están adornadas con este material.

Los murales de cerámica son las piezas del rompecabezas que empiezan a darle un nuevo rostro a la ciudad. No sólo están hechos de cerámica partida, el muro de la Universidad Nacional de la Seguridad que da hacia la autopista Francisco Fajardo, en Catia, utiliza grandes baldosas de cerámica que al unirlas forman una serpiente que intenta alcanzar un ave.

La imagen es una adaptación de la escultura que está ubicada en la entrada de la estación Gato Negro del Metro e invita a "las catienses y los catienses" a soñar. El mural supera 300 metros de extensión y todavía se encuentra en ejecución.

Rafael Martínez, arquitecto especialista en diseño urbano, explicó: "Desde el principio el Gobierno ha tratado transmitir mensajes ideológicos a través de murales, pero cuando están hechos con pintura son efímeros, se caen o decoloran por el efecto del clima. Últimamente han aplicado una técnica bien lograda de murales hechos en cerámica, algunos abstractos que muestran el contraste de colores o figuras geométricas.

Otros mensajes están asociados a elementos de la cultura popular".

Uno de estos murales abstractos fue hecho en la entrada de la avenida Urdaneta, junto al mercado de Guicaipuro. Allí pegaron baldosas blancas y en algunas zonas destacan líneas de colores azules, amarillas y rojas. Pese a que la obra no pasa del año, ya tiene cerámicas caídas y grafitis en varios sectores.

Educar para cuidar
El mantenimiento de las obras es la principal preocupación de los ciudadanos que aplauden que se emprendan acciones para embellecer la ciudad. María Teresa Palacios, que trabaja cerca del mercado de Guaicaipuro, afirmó que es muy poco el mantenimiento que se hace del mural a la entrada de la avenida Urdaneta, donde además de las pintas prevalecen los malos olores. "A veces vemos a los bomberos echándole agua para limpiarlo, por aquí hay muchos indigentes que dificultan su mantenimiento y que usan el área como un baño".

En las Fuerzas Armadas los rostros de Bolívar y Urdaneta cada tanto amanecen con pancartas y afiches que invitan a eventos u ofrecen servicios.

Martínez aseguró que por ser de cerámica el mantenimiento debe ser más sencillo. "Al tratarse de un material poco poroso la adherencia del grafiti no es la misma. Con un chorro de agua presión es posible devolver la obra a su estado original".

Jacqueline Mora, vecina de Sarría, dijo que resguardar las obras es un tema de educación. "Hay que formar a las personas para que aprendan a cuidar y a tener sentido de pertenencia. Si no educamos a la gente nunca lograremos que perdure algo bonito", dijo.

El más largo
En la avenida Libertador, Pdvsa La Estancia elabora el mural más largo del mundo hecho en mosaico vítreo. La obra es original del artista plástico Mateo Manaure, que la llamó Uracoa para honrar su ciudad de nacimiento. El material se adapta a las curvas de los muros, resiste el movimiento de carros y es lavable.

Medirá 12.000 metros cuadrados y cubrirá una distancia total de 3.000 metros (1.500 metros en cada lado de la vía). El trabajo también ha incluido la sustitución de las escaleras de la avenida Libertador. Por eso, además de mantenimiento y vigilancia, los transeúntes solicitan mayor señalización. "Deben indicar con tiempo que van a cambiar una de las escaleras y poner avisos en la vía, sino uno se baja del transporte público y se encuentra con la sorpresa de que debe caminar hasta la escalera siguiente", sugirió Héctor Arcía. El 17 de septiembre es la fecha prevista para inaugurar el mural.