• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

“Los motorizados llevaban morrales y ahí cargaban piedras y palos”

En Horizonte los vecinos lidiaron con mototaxistas desde la tarde del miércoles. En la noche fueron intimidados por la GNB y el paso de tanquetas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El caos en la avenida Rómulo Gallegos, a la altura de Horizonte, comenzó temprano. La primera alarma se encendió alrededor de las 2:30 pm. A esa hora estudiantes y vecinos de la zona tenían una barricada a la altura de la pollera El Carmen. De 30 a 50 motorizados se acercaron a los manifestantes y los obligaron a replegarse, con la amenaza de que no repitieran el cierre de la vía. “Llamé llorando a mi hija de 23 años, cuando vi desde la ventana a los motorizados. Me dijo que no me preocupara que los habían amenazado y estaban escondidos dentro de otro edificio”, narró Vilma Molina, residente del edificio las Torres de Ugar.

Sin dejarse amedrentar, a las 5:00 pm volvieron a instalar las barricadas y con ellas comenzaron los cacerolazos. Una hora más tarde regresaron los motorizados. Molina los calcula por decenas y no duda que hayan llegado a ser cientos. “Llevaban morrales, ahí cargaban piedras y palos y estaban armados. Los muchachos respondían con piedras ante los disparos y terminaron replegándose”, dijo Molina.
Cuando los motorizados disolvieron la concentración arremetieron contra las Torres de Ugar –donde hay 116 apartamentos distribuidos entre dos edificios, además de locales comerciales en la planta baja–. Intentaron tumbar las rejas que dan acceso a los estacionamientos, alrededor de las 6:15 pm. Comenzaron con la reja de la izquierda y como no pudieron tumbarla, optaron por ir hacia la derecha. Al mismo tiempo, los hombres lanzaban bombas molotov hacia la entrada del edificio donde había estacionados algunos vehículos. Los pequeños conatos de llama se estaban esparciendo.

Pocos minutos antes había llegado al edificio Jennifer Antillano, estaba en la entrada recibiendo a sus hijos de 2 y 3 años de edad de manos de la señora que los cuida. “Le pedí a mi niña mayor, de 8 años de edad, que corriera y yo me devolví porque todavía quedaban en la entrada algunas personas de la tercera edad”, dijo Antillano. A una de ellas, llamada Gladys, le pasó rozando una botella por la cabeza.
A las 6:27 pm los hombres ya habían logrado doblar la reja del estacionamiento de la derecha. No la sacaron de su eje, pero quedó balanceándose lo suficiente para permitir que entraran.

Los motorizados no llevaban nada distintivo en su ropa. Algunos tenían los chalecos anaranjados, similares a los que utilizan los mototaxistas. Pasaron cerca de una hora rompiendo los vidrios de los vehículos que estaban estacionados en la entrada. “Les escuchábamos decir: vamos a quemar esos carros. Nuestro temor era que se decidieran a entrar al edificio”, dijo Molina.
Mientras los motorizados destrozaban los carros, los vecinos les gritaban desde los balcones y algunos les lanzaban cosas. A las 7:30 pm, sin explicación alguna cesó el ataque y los hombres se retiraron.

Pasados de 20 minutos a media hora, pasó la Guardia Nacional y lanzó bombas lacrimógenas a la altura del Centro Aloa, según reportes de los vecinos, los residentes de la zona respondieron con disparos al efecto de los gases, por lo que la Guardia se retiró.
Más entrada la noche, se reavivó la angustia. Alrededor de las 11:00 pm, pasaron 9 tanquetas y una ballena por la Rómulo Gallegos, de acuerdo con las cuentas de Antillano. Además de los motorizados. Recorrieron la avenida Rómulo Gallegos, desde la bomba Santa María, hasta la avenida Sanz.
“La primera vez que pasaron la gente les aplaudió porque pensábamos que venían a salvarnos, pero no fue así. Se fueron prácticamente huyendo. Luego volvieron y la Guardia Nacional arremetió disparando con fúsiles de alto calibre contra todos los edificios. Cómo es posible que ellos que nos tienen que defender hayan actuado de esa manera. Dispararon balas y gas. Subieron y bajaron disparando. Una vez que bajaron y pasaron frente al Edificio Vista comenzó el incendio”, aseveró Molina.

Depósito quemado. El incendio en el edificio Vista comenzó pasadas las 11:00 pm. 60 Bomberos de Distrito Capital hicieron presencia en el sitio, con unidades de supresión de incendios, rescate, abastecimiento de agua, elevación y transporte. Alfonso Ojeda, jefe de Operaciones de los Bomberos de Distrito Capital, informó que los funcionarios estuvieron hasta las 4:00 am para controlar cualquier foco que quedase del fuego. “Nuestra unidad de investigación está en el sitio, para determinar las causas. Este proceso puede tomar de uno a tres días. El incendio ocurrió en el piso tres. En un local que funcionaba como depósito. Es un edificio de 8 niveles, con una mezzanina. Por ser completamente de oficinas, no había nadie en el sitio, salvo el conserje que se encuentra en buen estado”.

En la entrada del edificio Vista hay unas oficinas del Banco Provincial, cuyas funciones fueron mudadas a la agencia de El Marqués. Ayer estaba prohibido el paso a la torre y en la mañana todos los empleados que se presentaban a trabajar eran devueltos a sus casas.