• Caracas (Venezuela)

Mi Municipio

Al instante

Solo un tramo del Paseo Anauco fue recuperado

Todavía por el Paseo Anauco corren aguas negras, se acumula basura y pernoctan indigentes | Foto: Eva Castillo

Todavía por el Paseo Anauco corren aguas negras, se acumula basura y pernoctan indigentes | Foto: Eva Castillo

Prometieron la rehabilitación para diciembre, pero en gran parte hay indigentes, basura y escombros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los escombros, la basura, la indigencia y la inseguridad todavía es parte del paisaje del Paseo Anauco, localizado entre las avenidas México y Panteón, a pesar de que la Alcaldía de Libertador prometió rehabilitarlo por completo para finales de 2013.

La restauración del paseo fue incluida en el Plan Casco Central, programa anunciado por el alcalde Jorge Rodríguez el 7 de septiembre de 2013 que, entre otras medidas, también establece la rehabilitación y ampliación de las aceras, la recuperación de 29.775 metros cuadrados de calzada y el rediseño de 800 metros cuadrados de aceras para personas con movilidad reducida, para lo que se aprobó una inversión de 74,36 millones de bolívares. Rodríguez inauguró un área de 3.600 metros cuadrados y prometió que el espacio sería puesto a la disposición de los jóvenes para realizar conciertos e impulsar la sana recreación.  

Si bien la entrada del Paseo Anauco por la avenida México, bautizada como Paseo de los Escritores, ofrece un estampa que incluye palmeras, girasoles y ornato, a la vuelta del camino el panorama es otro. Destacan el nuevo pavimento de cemento gris y rojo, junto a una franja lateral de rayas negras y amarillas y una fila de postes de luz que brinda al caminante la sensación de seguridad y resguardo, entre kioscos de libreros y flores. Una cuadra después hay grafitis en las paredes, torres de escombros en plena vía, colchones arrumados en las esquinas y tinas de baño abandonadas, que dan la impresión de caminar sobre un vertedero, en vez de recorrer un paseo.

El tercer tramo, desde Puente República hasta el puente Anauco, luce todavía más inseguro. En un recorrido realizado ayer se veía ropa guindada sobre cuerdas de alambres colocadas de forma improvisada en el lugar. Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente por la Defensa del Norte de Caracas, cree que eso evidencia que el área ha sido tomada por los indigentes quienes, según sus cálculos, serían cerca de 150.

“Es un hecho que hemos denunciado anteriormente y que sigue sin resolverse. Aquí no se ha resuelto el problema principal que es la inseguridad y por eso los propios vecinos han tenido que blindarse dentro de sus casas”, dijo Rojas, quien cree inconcebible que a seis meses de comenzar los trabajos de restauración apenas haya habido un avance de 20%.

Rojas añadió que los vecinos de las zonas aledañas al Paseo Anauco se vieron obligados a soldar las puertas de los sótanos de sus residencias para evitar que los indigentes las invadieran, así como hace cerca de cuatro años cerraron el callejón Campo Elías con un muro de bloques, para impedir el acceso directo al paseo.

La vecina Beatriz Martínez coincide en que la inversión que se hizo es insuficiente, pues a su juicio sigue sin atacarse el problema neurálgico de la zona: la inseguridad. “Aquí te atracan, te quitan el celular y te llevan lo que sea en apenas unos minutos. Hay mucho consumo de drogas y prostitución. Hemos hecho nuestros reclamos, pero eso entra por un oído y sale por el otro”, dijo la residente del edificio Puente Anauco.

Los Testimonios

Agapita Toledo. Vecina del callejón Campo Elías

“Decidimos cerrar la calle porque por acá bajaban muchas colegialas junto a sus chicos y, para mí, andaban en malos pasos. Eso no era así hace 30 años, cuando crearon el paseo. En aquel momento todos los vecinos de la cuadra caminábamos por allí a las 5:00 am. Ya nadie lo recorre y no estaría de acuerdo con que volvieran a permitir el acceso. A pesar de que lo cerramos, todavía pasan jóvenes a drogarse en la esquina”.

Ángel Españoleto. Dueño de la Escuela de Baile Españoleto

“El Paseo Anauco es una gran idea, pero le faltan atractivos: una gente que baile, otra que cante y también negocitos que vendan comida. Si aquí no colocan ambiente que le dé vida, nadie lo caminará. Somos una escuela tradicional y pudiéramos ayudar, pero acá no se ponen de acuerdo. No estaría a favor de que este callejón se comunicara con el paseo. Antes nos rompían los cristales de los carros para robarnos los reproductores. Eso, por lo menos, ha mejorado”.