• Caracas (Venezuela)

Mi Municipio

Al instante

Pocos bombillos alumbran el paseo Los Ilustres

Afirman que la presencia del punto de control policial no asegura el resguardo de los visitantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los visitantes del paseo Los Ilustres denunciaron que son blanco fácil de los delincuentes porque el tramo que va del parque Bimbolandia al elevado de La Bandera está a oscuras, solo unos pocos bombillos iluminan el trayecto que se ha convertido en una boca de lobo.

Sendai Zea, vecina de la parroquia San Pedro, informó que a las 5:00 pm aumenta el tránsito en la zona por la afluencia de trabajadores que se dirigen hacia la estación del metro Los Símbolos: “Ellos junto con los que hacen deporte y quieren recrearse son blanco fácil para los ladrones”.

Zea asegura que aunque existe un punto de control policial, este no garantiza el resguardo de los caminantes. “La parte más peligrosa es justo la acera que da hacia el parque Santa Mónica que se encuentra en total abandono y sirve de resguardo a los maleantes”, dijo.

Dimas Rosales, vecino de la zona, expresó que de día el parque es muy tranquilo y bastante seguro, pues lleva sus hijos al salir de clases a divertirse un poco en el parque infantil; sin embargo, señaló que después de cierta hora el sitio se torna peligroso por la falta de luz. Considera que la alcaldía debe hacerse cargo del problema para que todas las personas puedan hacer uso del espacio recreativo y que no se vean en la necesidad de ir hasta otro lugar a hacer ejercicio teniendo uno dentro de su comunidad.

Reparaciones no duran. “Algunas veces hay luz, pero cada vez que renuevan el alumbrado dura cuatro o cinco días y luego se daña otra vez. Esta semana hay algunos bombillos que funcionan en el tramo desde Bimbolandia hasta La Bandera que suele estar sin iluminación”, denunció Mirla Tovar, comerciante del lugar.

Indica que los fines de semana hay muchos visitantes e inclusive se realizan bailoterapias, pero en la noche la gente no utiliza tanto el paseo por temor a la inseguridad.

Juanita Peñasco, residente de la parroquia, afirmó que ha visto presencia de policías en bicicleta  y caminando, pero la falta de iluminación es un peligro. “Aquí de noche pasan muchas cosas, este es el dormitorio de muchos y el trabajo de otros que roban y se aprovechan de la gente. Yo siempre estoy aquí sentada con una amiga, pero por ser personas de la tercera edad los malandros nunca se meten con nosotras; sin embargo, hemos escuchado un sinfín de cuentos”.